Procesando...

¿Duelo por la pérdida de mi perro?

¿Duelo por la pérdida de mi mascota?

Generalmente al pensar en duelo o en una pérdida importante lo que viene a nuestra mente es la muerte de un familiar o amigo querido, un divorcio, la pérdida de un trabajo, sin embargo, hoy en día nuestras mascotas son cada vez más importantes para nosotros y su lugar en nuestra escala afectiva está cada vez más alto, llegando incluso a considerarse parte de los seres más queridos de nuestros vida.

Cuando compartes con la mayoría de la gente que has perdido a tu mascota sin importar si era un perro, un hámster, una tortuga o un insecto la mayoría responde ¿Y eso te tiene así?, ¡cómprate otro!, te voy a regalar uno igual para que ya no estés triste, pero si sólo era un … Si, para lo otra persona seguramente mi mascota era sólo un “X”, pero para mí ERA importante y su ausencia SI ES importante.

El dolor de una pérdida no lo puede determinar el otro, el de afuera. Sólo el que vive la pérdida puede saber cuánto duele y es importante que trabaje en su propio proceso de duelo.

En torno a una mascota puede haber diferentes tipos de situaciones que nos generen una sensación de pérdida que nos lleve a un proceso de duelo. Evidentemente la muerte de la mascota, pero también si la mascota se extravió, o si la mascota tuvo que ser sometida a la eutanasia. Sin embargo hay otras situaciones que anticipan un duelo como una enfermedad grave o terminal, un accidente o bien la pérdida de funciones o partes del cuerpo de la mascota por enfermedad, accidente o proceso de envejecimiento.

muertedeunamascota_1

Afortunadamente hoy en día ya existe la Tanatología y sus especialistas, los tanatólogos, que nos pueden ayudar y acompañar durante este proceso. Y ustedes se preguntarán ¡es necesario?, ¿no es muy extremo? Pues al final del día cada uno de nosotros es responsable de su propio crecimiento personal y calidad de vida. Cómo dueña, adiestradora y manejadora de perros de terapia, cada una de mis mascotas ha sido muy importante y darme la oportunidad de trabajar con un profesional sobre estas experiencias me ha enriquecido y fortalecido ayudándome a sanar, aprender y crecer.

Nadie puede decirte que tu dolor no es real o no es válido. Si perdiste a tu mascota que fue más que un ser vivo, tu amigo, tu cómplice, tu confidente, tu consuelo… Si tu dolor es real, grande y profundo, entonces es necesario que hagas algo al respecto. El dolor tiene un objetivo en nuestra vida al igual que el duelo, y por lo tanto es necesario transitarlo para seguir adelante con una buena calidad de vida.