Procesando...

12 Mitos del Perro de Terapia

Como es muy frecuente en el mundo de los perros, hay muchas historias y anécdotas pero poca información documentada o de fuentes confiables circulando en el medio. Además, el trabajo de los Perros de Terapia es relativamente nuevo y usualmente es confundido, malinterpretado o exagerado por lo que hoy quisiera abordar algunos puntos que me parece requieren ser clarificados y desmitificados.

1. El Perro de Terapia cura

La respuesta es NO. No es el perro el que "mágicamente" y con todo su amor cura, sana o alivia. Lo que sucede es que la convivencia y el vínculo que se genera en esta interacción nos ayudan a generar dopamina, endorfinas, oxitócica y serotonina que promueven la sensación de bienestar, alegría y placer entre otros. Hay muchas formas de ayudarle a nuestro cuerpo a generar estas sustancias como por ejemplo hacer ejercicio moderado de manera regular. Entonces, cuando estamos en presencia de un perro de terapia que va a tener una interacción directa con el usuario, donde probablemente haya algún tipo de acercamiento y contacto físico, donde se sabe valorado y apreciado y donde además de los objetivos específicos de la actividad o terapia se generan siempre beneficios colaterales como sentirse escuchado y atendido, convivir con un ser vivo diferente, hacer algún juego, canción o truco con el perro que me genera sentimientos de logro, claro que hay una sensación de mejoría e incluso de bienestar. Pero es la convivencia, es el vínculo, es la interacción y lo que sucede en el momento, es la relación y el perro y el usuario y el manejador y el cuidador y todos los que estén presentes son parte de ese momento.

perrodeterapia01

Guía Jenny Aragón, Perro Terapia Adelle, Sealyham Terrier, Fundación Alzheimer

2. El Perro de Terapia guía la terapia

Bajo ninguna circunstancia y de ninguna manera podemos hacer responsable de la terapia al perro. El perro es nuestro compañero, es parte de nuestro equipo, como lo define Boris Levinson es nuestro co-terapeuta y en conjunto con él hacemos un "binomio terapéutico".

El binomio se refiere a una mancuerna de trabajo donde el perro aporta su "esencia", su "estar" y el guía/manejador/titular aporta la dirección de la sesión y toma las decisiones antes, durante y después de la sesión de trabajo en función del bienestar de todos los involucrados. Incluso hay sesiones donde son muchas las personas involucradas, pero en ningún caso el perro guía la sesión, ni puede quedarse sin supervisión.

perrodeterapia01

Guía Jenny Aragón, Perro de Terapia Wicca, Schnauzer miniatura, Amigos de Polotitlán

3. Me voy a comprar un Perro de Terapia para uso Personal

Personalmente creo que cuando tienes un perro para ti y en tu casa, irremediablemente acaba siendo una mascota. Parte de lo que ayuda y es un factor motivante e innovador, es que la sesión de terapia asistida con perro tiene un elemento único que atrae porque rompe la rutina. Cuando el perro es parte de tu vida cotidiana acaba por ser parte del resto de las responsabilidades y en muchos casos se vuelve un punto ciego de la vida cotidiana.

Otro factor importante es que, como ya expliqué, el perro de trabajo no hace su trabajo sólo, requiere de la guía de su manejador para alcanzar los objetivos establecidos.

Entonces si no hay un guía, no hay proceso terapéutico. No estoy diciendo que no me sienta mejor por compartir con mi perro, pero eso no es terapia.

perrodeterapia01

Perro de Terapia Hope, Golden Retriver

4. El perro que pasa las pruebas de selección ya es un Perro de Terapia

La mayoría de las asociaciones que trabajamos con perros de terapia hacemos una prueba o batería de pruebas para conocer el temperamento del perro y asegurarnos de que él no implica ningún riesgo para su manejador, para los usuarios, ni tampoco para los demás perros que pudieran estar trabajando a su lado y que además el perro disfrutará de la actividad. Entonces, las pruebas no nos dicen si un perro es bueno o malo, nos dicen que tan apto es para esta actividad en concreto. Sin embargo, una vez más, el trabajo lo realizará en conjunto con su binomio, con su manejador y el pasar las pruebas no lo hace un perro de terapia. Después de pasar la selección habrá que hacer trabajo de habituación a las condiciones de trabajo, entornos y pacientes con los que estará interactuando y se buscará que tenga un mínimo de manejo y obediencia que se podrá complementar con ejercicios de fantasía y agilidad recreativos. Un binomio terapéutico está en constante aprendizaje y formación, trabajando y fortaleciendo su vínculo, comunicación y habilidades para poder dar un mejor servicio.

perrodeterapia01

Guía Jenny Aragón, Perro Terapia Adelle, Fundación Alzheimer

5. Cualquier perro puede ser Perro de Terapia

Estrictamente hablando, todos los perros en "potencia" pueden ser perros de terapia. Sin embargo, cuando el ser humano fue evolucionando junto con los perros y su tipo de vida se hizo cada vez más sedentaria y especializada, también el trabajo desarrollado por los perros se especializó. Esta especialización se llama función zootécnica y se refiere a las habilidades y características específicas de una raza que la hacen apta específicamente para un trabajo, por ejemplo pastoreo, rastreo, cobro. Ninguna es mejor que otra, son funciones diferentes, pero entonces, cada raza tiene una inclinación natural para un trabajo y si no respetamos esa información genética, podemos estar forzando a un perro a desarrollar una actividad para la que no es apto o que no va a disfrutar. Entonces si bien cualquier perro podía ser perro de terapia, dependerá de su evaluación individual que el perro en cuestión sea considerado apto para ser perro de terapia. Finalmente los perros –al igual que nosotros- son individuos únicos y es por eso que la prueba de selección es determinante.

perrodeterapia01

Guía Jenny Aragón, Perro de Terapia Ali, Schnauzer miniatura

6. Sólo los perros de raza pueden ser Perro de Terapia

Aunque tradicionalmente cuando pensamos en perros de terapia la imagen que viene a nuestra mente es un labrador de cobrador o un cobrador dorado, en realidad no es exclusivo de los perros de raza y con pedigree. Cómo ya expliqué arriba, si bien la raza nos ayuda con información sobre la función zootécnica de un perro y su predisposición genética, puede haber algunos individuos atípicos que no cumplan fielmente su estándar racial pero si cumplan con el perfil que lo hace apto para ser perro de terapia o al revés. Igualmente cuando tenemos un perro criollo, mestizo o de raza única, lo que requerimos es aplicar las baterías de selección y observarlo por un periodo de prueba y si resulta ser apto no hay ningún impedimento para que pueda ejercer como perro de terapia.

7. Un Perro de Terapia siempre podrá trabajar

Si bien un perro que pasa la prueba de selección puede iniciar su trabajo casi de inmediato, siempre hay que considerar que el perro de terapia es nuestro aliado, nuestro equipo, nuestro co-terapeuta y es nuestro deber garantizar el bienestar de todos los involucrados en cada sesión, especialmente de nuestro perro ya que él no puede decirnos si algo le duele o le molesta, es nuestro vínculo y nuestra buena comunicación (con una fuerte base etológica) que nos ayudará a hacer una interpretación correcta de cada situación y tomar la decisión correspondiente. ¿En qué momento no es adecuado que el perro trabaje? Cuando es una hembra entera y entra en celo, lo que la deja aproximadamente 1 mes fuera de sus labores; cuando está enfermo o en un proceso de recuperación; cuando sufra alguna condición que afecte su salud y cualquier otra condición que repercuta en su desempeño o actitud. Algunos perros pueden trabajar hasta prácticamente le último día de su vida, mientras que hay otro que hay que jubilar antes ya que su condición los pone en riesgo, al proceso o ya no les permite disfrutar de su trabajo, por ejemplo Bliss, cuando empezó a perder su visión como parte del proceso de envejecimiento natural se empezó a volver menos tolerante y más desconfiado por lo que se reevaluó su condición y en conjunto con su veterinario, su adiestrador, su manejador y su guía se decidió retirarlo ya que empezaba a sufrir estrés durante las sesiones de terapia.

perrodeterapia01

Guía Jenny Aragón, Perro de Terapia retirado Bliss, West Highland White Terrier Mix.

8. Todos los Perros de Terapia hacen Terapia

"Perro de Terapia" (PTE) es el término genérico que se usa para designar a los perros que trabajan en las distintas modalidades de las Intervenciones Asistidas con Animales (IAA). Sin embargo dentro de las IAA se dividen en 3 grandes grupos Actividades Asistidas con Animales (AAA), Educación Asistida con Animales (EAA) y Terapia Asistida con Animales (TAA). ¿De qué depende que tipo de IAA se realice? Pues básicamente dependerá del objetivo de la sesión, quién la guíe y de la duración del proceso. Las AAA son las más comunes y su objetivo es lúdico/recreativo y no llevan seguimiento. La EAA está enfocada en apoyar proceso de aprendizaje o consolidación de habilidades académicas, es guiado por un especialista en educación como un profesor, pedagogo o psicólogo educativo y lleva seguimiento. Las TAA son guiadas por un especialista en el tema terapéutico como un psicoterapeuta, fisioterapeuta, terapeuta de lenguaje, tiene por objetivo apoyar el proceso terapéutico y lleva seguimiento. El perro en realidad requiere de las mismas aptitudes y habilidades para cualquiera de las IAA, es el guía o titular de la sesión quien con su experiencia y objetivo claro determinará qué tipo de sesión se ejecutará.

perrodeterapia01

Guía Víctor Rodríguez, Perro de Terapia Francia, Taller de Lectura Biblioteca Qro. 2000

9. El Perro de Terapia puede trabajar con cualquiera

Si bien el perro de terapia debe ser un perro con un apego al humano alto y muy tolerante, parte de lo que permite al perro hacer algunas cosas inusuales es la confianza y el vínculo con su manejador. El perro confía en que su manejador está pendiente y resolverá cualquier situación que se presente. Es con la guía del manejador que el perro trabaja con cada uno de los usuarios y pacientes. Un perro de terapia puede tener más de un manejador y con cada uno de ellos deberá pasar por un proceso de vinculación y mutuo conocimiento que les permitirá desarrollar una relación de confianza. El riesgo de dejar el perro a cargo de cualquier persona, es que pudiera pasar por alto señales importantes (como las señales de calma) por desconocimiento o que hiciera un manejo forzado e inadecuado por falta de conocimiento, habituación o trabajo previo. Esto definitivamente puede impactar negativamente la experiencia del perro y afectar el desarrollo general de la sesión.

perrodeterapia01

Guía Víctor Rodríguez, Perro de Terapia Paris, Chihuahueño, Amigos de Polotitlán

10. Los Perros de Terapia se pueden comprar en cualquier lado

Los perros de terapia no se compran, se forman. Lo que puedes comprar en un criadero o en una tienda es un perro con "aptitudes" para ser perro de terapia. Igualmente podrías adoptarlo de un refugio, de una protectora o de la calle. Los perros pueden ser buenos para muchas cosas y realizar muchas actividades altamente especializadas. Incluso si sus padres hubieran sido perros de terapia, eso no garantiza que los hijos vayan a ser aptos para esta misma labor. El vínculo, la confianza, la comunicación que son parte fundamental del trabajo realizado por el binomio terapéutico dentro de una sesión de trabajo no se puede comprar, prestar o imitar.

11. Los Perros de Terapia absorben los padecimientos de los pacientes

Como seres vivos que somos tanto el perro de terapia como el manejador, cada vez que estamos interactuando con alguien más hay un intercambio de energía, pero eso es común a todos. Si la premisa de que los perros de terapia absorben los padecimientos de los pacientes fuera cierta, lo que trabajamos con animales o específicamente con animales de terapia nunca nos enfermaríamos y eso no es cierto. Lo que sí es real es que todos los perros que desarrollan una actividad, trabajo o deporte especializado tienen un mayor desgaste en comparación con los perros mascota que viven en nuestras casas. Ya sea un perro de ring francés, agility, perro policía, de búsqueda, de terapia o asistencia, todos estos perros tienen un ritmo de vida diferente, son perros que están en constante entrenamiento y haciendo prácticas además de su trabajo diario así que si es común que el periodo de vida sea menor que el de otros perros mascotas. Es nuestro deber como manejadores estar pendientes de su estado de salud en todo momento.

12. Un Perro de Terapia hace lo mismo que un Perro de Asistencia

Un Perro de Asistencia es un perro que ha sido especialmente criado, seleccionado y adiestrado para que atienda a una persona en su vida cotidiana y de manera permanente, 24 horas al día, 7 días a la semana, todo el año, para así lograr darle mayor seguridad e independencia. Todos estos perros han pasado por una serie de procesos en su crianza y manejo para después llegar al adiestramiento formal y finalmente al adiestramiento altamente especializado en su área de trabajo. Una vez que el perro ha alcanzado el nivel requerido, aún debe pasar por un proceso de adaptación y acoplamiento con su futuro usuario para que ambos puedan desarrollar la comunicación y vínculo que les permitirá funcionar como un equipo. Algunos ejemplos de Perros de Asistencia son Perro Guía para ciegos, Perro Escucha para sordos, Perro de Servicio para gente con movilidad limitada o Perro de Alerta Médica para diabéticos. Mientras que un perro de terapia es un perro que siempre trabaja junto con su manejador, que ha sido seleccionado y adiestrado para poder atender a muchas personas de diferentes edades, con diferentes enfermedades y/o padecimientos haciendo sesiones programadas, las sesiones pueden ser individuales o grupales, particulares o institucionales, pudiendo visitar a uno o varios en un mismo día, pero no vive con ninguno de ellos.

perrodeterapia01

Lic. Silvia Lozada, directora de Escuela para Entrenamiento de Perro Guía para Ciegos IAP en la Ciudad de México.

perrodeterapia01

Perro de servicio de Canine Companions for Independence en Estados Unidos

Espero que con esta información te haya podido ayudar a entender un poco mejor cómo es el trabajo del perro de terapia, sus implicaciones y sus distintas aplicaciones en beneficio de los seres humanos.



 

Comentario(s)
  1. Me podrán recomendar un servicio de estética canina a domicilio, confiable por favor. Gracias