Procesando...

Quiero tener un perro: La Guía del Nuevo Propietario

Quiero un perro Que momento tan especial la llegada de un nuevo miembro a nuestra familia. Todo comienza con la decisión de tener una mascota, la consideración de los pros y los contras, la elección de los posibles candidatos; y finalmente, el momento culminante, cuando la pequeña criatura se desliza entre tus manos, te mira a los ojos y lame tiernamente tu dedo: sabes que es él y ya no hay vuelta atrás.

Sin embargo, la responsabilidad de traer a un perro a casa conlleva un sinnúmero de pormenores que a veces no consideramos. A veces incluso se cometen errores que con el tiempo se pagan caros o dificultan la convivencia. La siguiente guía no pretende ser una receta infalible, solamente busca allanar el camino al nuevo propietario de esas pequeñas y traviesas criaturas que amamos, para lograr que la experiencia sea satisfactoria.

La Elección de la Raza de perro

¿Qué perro debo adoptar? ¡Que pregunta más difícil de contestar! Me gustan los perros grandes, adoro los perros chiquitos, me encantan los perros de pelos largos, a mí me gustan los perros sin pelo... Hay una serie de preguntas que nos debemos de contestar antes de hacer una posible elección:

1.¿Cuánto espacio tendrá disponible mi nuevo amigo? Para responder a esta pregunta, hay que considerar que nuestro amigo alcanzará en alrededor de un año el tamaño definitivo, y aunque todos los cachorros parecen indefensos y fáciles de manejar, las necesidades del perro adulto son distintas y también deben ser consideradas, ya que esa etapa será la más prolongada de nuestra convivencia.

2. ¿Mi perro va a vivir en interior o en exterior? Hay razas que son propias para vivir en el interior de una casa, siendo estas en general razas pequeñas; pero hay algunas otras que requieren vivir en el exterior; llámese patio o jardín, este responde mejor a las necesidades de perros grandes. Hay que pensar en el espacio que nuestra casa tiene disponible. También debes considerar para esta decisión factores como la actividad sugerida para una raza determinada y la muda de pelo.

3. ¿Cuánto tiempo podré dedicarle para jugar a mi perro? Todos los perros requieren contacto con su dueño y cierto nivel de actividad, pero este difiere entre cada raza y es un factor importante a considerar.

4. ¿Hay niños en casa? Existen razas que resultan extraordinarias para convivir con niños; algunas otras no son tan juguetonas. Sugerimos que te informes del temperamento de la raza que te interesa.

5. ¿Tengo algún objetivo particular con la adquisición de mi mascota? Seguridad, compañía, actividad física. Cada raza tiene elementos particulares que apuntan mejor en ciertas direcciones. Por ello, si tienes un objetivo concreto, debes de nuevo considerar el temperamento y las habilidades de cada raza.

Esperamos que con este corto cuestionario, tu elección sea más favorable. Recuerda siempre que la nobleza del Canis lupus familiaris (perro), garantiza en cualquier raza que será tu mejor amigo.