Procesando...

Tips para que tu perro disfrute de estas fiestas decembrinas

¿Alguna vez te has puesto a pensar en qué época del año tu perro está más inquieto? En las vacaciones de invierno porque acostumbramos a festejar un sinfín de eventos, como es el día de Guadalupe (México), el nacimiento del niño Jesús (Cristianismo) o el fin del año, entre muchos otros festejos, llevando nuestras costumbres a prácticas poco gratas para nuestro perro, como:

  • Música en un volumen elevado.

  • Juegos pirotécnicos.

  • Visitas de familiares y amigos (extraños para nuestras mascotas)

No hace falta hacer notar que son precisamente estas fechas en las cuales, lo que para nosotros es un festejo, para nuestro(s) perros puede ser un infierno. Su instinto protector y su alto sentido auditivo hacen que nuestro perro sufra mucho en estas fiestas.

El primer consejo es, jamás consolar y acariciar a nuestro perro. ¿Por qué? Por más que nos resulte extraño este consejo, el perro en vez de tranquilizarse, lo interpreta como un premio a tener miedo. No debemos fortalecer este síntoma.

El segundo consejo, y más importante, evitar jugar con juegos pirotécnicos. A demás de resultar un peligro para nosotros, también hacemos que nuestro bello animal sufra demás en estas fechas.

Bien aún, muchas veces es imposible evitar estas prácticas. Ante esta situación, debemos lograr hacer reducir estos miedos paulatinamente hasta eliminarlos por completo, o en su defecto, hacer que se acostumbre a ellos. ¿Cómo? Afrontando sus miedos.

Primeramente, hacer que el perro pueda convivir no solo con nosotros, tu familia, sino también con nuestros amigos y conocidos, así cuando se encuentre en un lugar con mucha gente, no se sienta invadido en su territorio.

En el tema de los ruidos, podemos practicar los ruidos que le incomodan a una distancia donde apenas lo percate, y poco a poco, conforme el tiempo lo vaya permitiendo, ir reduciendo esa distancia, a tal grado de que el perro no se inquiete con la "explosión". Claro está en que debemos proteger la integridad física de nuestro animal, pues es muy diferente acostumbrarlo a ruidos, a acostumbrarlo a sufrir.

Por último, en el peor de los casos, se recomienda consultar con su médico veterinario para que se le recete algún medicamento para tranquilizarlo. Jamás lo recetes tu mismo si no estás capacitado.

La navidad es una ocasión para pasarla en compañía de tus seres queridos y de tu mejor amigo. Les deseo una feliz navidad y próspero año nuevo.