Procesando...

Nuestra historia en el Urban Mushing: Socorro, Juan Carlos, Takito y Tecla



En nuestras vidas nunca nos imaginamos que íbamos a disfrutar demasiado el deporte en compañía de un perro, que nos íbamos a levantar temprano para salir a correr o a caminar, mucho menos dedicarle un domingo a este deporte. A que fuera una rutina y parte de nuestro programa de vida.

Mi esposo y yo, sin saberlo ya estábamos haciendo mushing con nuestra Husky, Tecla, que con su terrible energía de 4 meses nos hacía ser creativos para calmar esas ansias de correr. En una de esas noches en que salimos a hacer "nuestro mushing" en la bici, nos encontramos a un maravilloso grupo de perros y personas, que por su formación parecían soldados, todos alineados corriendo a un mismo ritmo, con sus luces y al grito de Mush!, mush!, mush! se observaba su felicidad. Quedamos maravillados, ¡Queríamos estar en ese grupo!

Así inició una formidable aventura desde hace dos años y medio llamado vínculo, disciplina, unión, alegría, diversión y asombro.

Posteriormente se integra a nuestra familia un pequeño gruñón de raza única, que por cierto se cree Husky, es Takito, le encanta correr, va ladrando de emoción en cada carrera que hacemos, no le gusta quedarse atrás y también disfruta de esas salidas.

teclaytakito


Nuestras salidas con la manada a lugares boscosos, ha sido el encuentro perfecto para que mis perros sean realmente perros, y observarlos convivir con la naturaleza, con los perros y con las personas, son experiencias que nos llenan de asombro y felicidad.

Es increíble lo que te deja este deporte: conexión con tus perros, salud física, romper barreras y miedos, fortalece el espíritu, te conectas con la naturaleza de una manera única. Te hace mejor persona.

Ser parte de este equipo nos llena de mucho orgullo y satisfacción. Y solo podemos decir KEEP MUSHING!