Procesando...

Cómo seleccionar un cachorro para un niño

En esta ocasión te hablaré sobre cómo escoger un perro para acompañar a tus hijos mientras crecen, pero no olvides que no debes adquirir una mascota para entretenerlos, un animalito no es un compañero de juego temporal, sino un miembro duradero de la familia que depende de ella, especialmente de los adultos.

Aunque los expertos recomiendan que los niños tengan al menos 6 años al momento de adquirir una mascota, tú eres el mejor juez en cuanto a la madurez de tu hijo, si tu hijo es más joven debe al menos tener un poco de control sobre sí mismo y obedecer a la palabra "no". Si tu hijo es muy joven no podrá involucrarse mucho en los cuidados del perro, además en ciertos momentos, por ejemplo, cuando los bebés tienen dos años, el trabajo con ellos es muy demandante ya que hay que enseñarlos a controlar su esfínter, o a los tres que aparecen los berrinches, tener un cachorro podría complicar un poco la vida de la mamá, quien es habitualmente la encargada primordial de educar también al cachorro.

¿Cuánta responsabilidad implica tener un perro?

Mucha, ya que debes de tomar en cuenta que será de al menos 10 ó 12 años, y es posible que durante esos años muchas cosas cambien en casa, pero el perro siempre necesitará los mismos cuidados y cariño. Recuerda que si te deshaces de la mascota que ya adquiriste, por cualquier razón, el mensaje que les darás a tus hijos es que los seres vivos son desechables y esto aunque no lo creas, puede marcar a tu hijo.

¿Debes adquirir una mascota joven o un adulto para tus pequeños?

Elegir un cachorro creyendo que estos son más fáciles de cuidar, de entrenar y que se adaptan más fácilmente no siempre es cierto, ya que los cachorros requieren cuidados extras y tienden a jugar mordiendo y arañando. Adoptar un animal calmado que tenga historia de relaciones previas con niños puede ser muchas veces la mejor opción.

¿Qué clase de perro es mejor con niños?

El mejor perro para un niño es aquel que está bien socializado, se le da buen trato, ejercicio y atención, que son alimentados de manera adecuada, que van al veterinario y que están esterilizados. Además de estas condiciones, la raza puede predisponer entre un 20% a 25% la conducta del perro que se elija. Por lo que te recomiendo que revises los estándares raciales, pero sobre todo pregunta a personas que tengan la raza que te gusta cómo son, ya que el estándar se refiere a perros cuidadosamente seleccionados y muchos perros que se venden son producto de cruzas indiscriminadas que terminan corrompiendo lo que idealmente se espera de ese perro o incluso raza en particular.

Para escoger una raza o un perro criollo fíjate en las siguientes características y algunas posibles implicaciones de ellas.

CARACTERÍSTICAS VARIACIONES IMPLICACIONES
Tamaño Diminuto, pequeño, mediano, grande, gigante. En general los perros pequeños ven el mundo mucho más amenazante por lo que tienden a ser muy nerviosos y dominantes, además al ser tan pequeños son más frágiles y es más fácil que los niños los lastimen. Los perros grandes y gigantes puede ser un riesgo, pues aún jugando pueden ser bruscos y lastimar a los niños. Las razas que típicamente se aconsejan para niños son los bóxers, los cobradores de labrador y los cobradores dorados, por lo que te recomiendo buscar perros de razas medianas y muy equilibradas.
Sexo Macho o hembra Si los esterilizas temprano, (lo más recomendable es hacerlo antes de los 6 meses) en realidad no existe ninguna diferencia. Cualquier género que escojas será una excelente compañía.
Tipo de manto Pelo corto, largo o sin pelo. No es cierto que los perros de pelo corto o pegado al cuerpo no lo tiran, así que si quieres una casa con poco pelo en el piso deberán cepillarlos diario y algunas razas necesitan además cortes de pelo regulares, lo que puede aumentar su costo de mantenimiento.
Tipo de vivienda Casa, departamento, rancho. En general se ha relacionado el tamaño del ambiente con el tamaño del perro, esto no es proporcional. Por ejemplo un perro de la raza Jack Russel Terrier es pequeño pero sus necesidades de ejercicio son enormes. Este punto sirve para identificar más claramente las oportunidades de ejercitar al perro. Además, debes pensar cuales van a ser los lugares donde el perro puede estar y donde no, si el espacio es pequeño y no te gustaría que el perro paseara por toda la casa o tienes un patio muy grande pero ese será el único lugar para él, tal vez debas de posponer un poco más la adquisición de una mascota.
Actividad de la familia Sedentaria, actividad moderada, deportista. Existen perros que tienen una tendencia a realizar más actividad física que otros, pero todos deben tener tiempo de calidad para hacer ejercicio y jugar con ellos diario, los perros no saben de tareas, exámenes finales, o cenas importantes.
Lo ideal es escoger una raza o un tipo de perro que vaya de acuerdo con la familia, por ejemplo, si les gusta salir a pasear en bicicleta en su tiempo libre, un buldog inglés no sería la mejor opción para tu familia.
Salud Predisposición a enfermedades, cuidados especiales. Debes tomar en cuenta este punto, ya que implica tiempo, esfuerzo y dinero para tener al perro en óptimas condiciones; ya existen razas más "delicadas" que otras, lo que significan visitas constantes al veterinario, sumadas a las del pediatra.
Facilidad para el entrenamiento Poca, mediana o mucha. Es importante saber cuánto esperan del perro como familia, en términos de su obediencia, existen razas que aprenden más rápido los comandos que otras y que son muy inteligentes, esto puede ser una desventaja si la familia no tiene mucho tiempo para gastar su energía mental, ya que puede desencadenar algunos problemas de destrucción. Por otra parte hay perros un poco más lentos para aprender o muy necios, lo cual podría desesperar a algunas personas.


Recuerda que lo más importante es la educación y la socialización que le des al perro, lo que significa que durante los primeros seis meses, si es un cachorro, deberán trabajar mucho con él. Mi recomendación particular es que adoptes un perro en lugar de comprarlo, existen muchas asociaciones donde puedes encontrar excelentes perros mestizos o perros de raza pura. Lo ideal es que si es cachorro permanezca con su mamá y hermanos al menos los dos primeros meses de vida.

¿Cómo deben mis hijos interactuar con las mascotas?

Para proteger a ambos es indispensable que un adulto supervise toda interacción niño – perro. Es importante que ayudes a tus hijos a ver a través de los ojos del perro, es decir, preguntarle qué sentiría si le jalaran las orejas o le picaran los ojos, explícale que hasta la mascota más dócil tiene límites, y que todos los animales deben ser tratados con respeto y cuidado.

¿Cómo hacer que mi mascota se sienta segura?

Proveé al perro un lugar propio donde se pueda resguardar de los niños, no pongas a tu mascota en situaciones en donde se pueda sentir amenazada, por ejemplo, dejándola afuera de la casa donde puede ser molestada. Las mascotas viven mejor cuando están dentro de casa. ¡Una transportadora puede ser una buena opción¡

¿Cómo puedo enseñar a mis hijos para que cuiden a sus mascotas?

La mejor manera de enseñar a un niño a cuidar a una mascota es convertirte en responsable tu mismo. Tan pronto como llegue el animal a la familia, establece reglas sobre el cuidado correcto del mismo. Cuando realices las actividades de cuidado del perro que se deban llevar a cabo por adultos incluye a tu hijo explicándole lo que estás haciendo y por qué. Por ejemplo, cuando lo lleves al veterinario a que lo esterilicen, explícale a tu hijo como esto reduce la población de perros, y que también hace que viva mucho más sano y por mucho más tiempo. ¿Cómo puedo ayudar mi hijo a hacerse cargo de la mascota?

Dejar que el niño se haga cargo de algunas actividades de la mascota hace que esto le enseñe responsabilidad y lo ayuda a sentirse competente y seguro de sí mismo. Escoge las tareas apropiadas para la edad de tu hijo, aún los niños pequeños pueden ayudar en el cuidado de una mascota. Por ejemplo, ponlo a cargo de darle una de sus comidas, recuerda enseñarle a sentarse y que tu hijo le pida la orden antes de darle su ración, o de cepillarlo, puede ser que esté a cargo de recordar el día que le toca baño o su siguiente visita al veterinario, de recoger el excremento si es mayor y de pasearlo o jugar con él a la pelota dentro de casa por las tardes al acabar la tarea.