Procesando...

Envejeciendo Juntos

A lo largo de mi vida he podido compartir con muchos perros, a algunos los vi nacer, otros pasaron un breve periodo conmigo, pero son muchos los que he acompañado hasta sus últimos días.

Personalmente una de las experiencias más difíciles que he tenido que enfrentar fue aceptar que Hope, mi Golden Retriver y Perro de Terapia con quien había trabajado por muchos años y a quien había visto nacer y crecer se estaba haciendo vieja… Me empezaba a desesperar porque no hacía las cosas tan rápido como acostumbraba y empezaba a fallar en algunas cosas que sabía hacer perfectamente bien!

Me costó algunas semanas lidiar con la idea, pero finalmente no podía ignorar todo lo que me había regalado durante nuestra vida juntas y lo menos que podía hacer era acompañarla en el proceso y envejecer juntas!

envejeciendo1


Muy frecuentemente me buscan porque su perro se “ha vuelto” desobediente y flojo y en realidad sólo está perdiendo el oído y/o la vista y su energía ha disminuido; ahora es “rebelde” y se hace pipi por toda la casa, cuando lo que tiene es incontinencia urinaria. O una de las mejores: “ayúdame” a encontrarle casa porque ya no puedo con sus cuidados…

El envejecer es parte del proceso natural de la vida y nuestra cultura parece que ha olvidado que “el anciano” es sabio y rico en experiencias. Toda la mercadotecnia nos lleva a evitar arrugas y canas y con ellos a negar la inevitable dirección de la vida. ¿Qué acaso no merecemos todos los seres vivos amor, comprensión y apoyo en nuestros años dorados?

No digo que sea fácil, pero si es necesario tener paciencia y disposición para los miembros de nuestra familia mayores, ya sean humanos o perros. Algunas pequeñas modificaciones en la rutina diaria y en el manejo así como algunas pequeñas concesiones pueden ayudar mucho a aliviar la situación para nosotros y nuestra mascota. También es necesario un seguimiento cercano por parte del veterinario para asegurarnos de que su salud sea estable y no sufra ningún dolor innecesario.

envejeciendo1


Habría que adecuar también la dieta (croqueta más porosa) para facilitarle la comida así como juguetes menos duros que pueda seguir disfrutando. También los paseos serán menos energéticos y largos, pero no por eso deben ser aburridos. Hay juguetes para estimulación mental que funcionan cuando el perro aún está muy alerta pero su cuerpo no le responde igual o bien para cuando el clima o la circunstancia no permitan salir al paseo regular.

Si hay algún cambio como la llegada de un bebé, un cambio de casa o algo parecido, hay que tomarse el tiempo para mostrárselo al perro, dejar que se familiarice poco a poco y no exigirle la adaptación que tendría un cachorro o un joven adulto.

También debemos estar muy atentos de que los niños de la casa –o que visitan la casa—no sean demasiado invasivos con los perros mayores, ya no tienen la energía de antes y su tolerancia seguramente es menor, así que más vale prevenir.

Al igual que la esperanza de vida de los humanos ha mejorado gracias a la tecnología y la medicina, también la vida de los perros ahora tiende a ser mucho más longeva que antes y ahora nos enfrentamos a otro tipo de situaciones que implican mayores cuidados a largo plazo. Si queremos que esos años extras sean buenos hay que cuidar su alimentación, que hagan ejercicio regularmente, que mantengan su mente activa y un lugar seguro y cómodo.

Hoy aprecio mucho y de manera diferente la compañía de Bliss, mi perro más viejo por el momento y puedo ver como él es el que mejor me lee a mí y mis actitudes y es quien mejor sabe resolver las situaciones difíciles conmigo, con mis otros perros y con las visitas de la casa, sean humanos o perros. Con los años se ha transformado en un perro mucho más confiable, ha desarrollado un lenguaje más claro con los otros perros y ha aprendido a ser más tolerante con los humanos, espero que yo y mis otros perros, especialmente el cachorro, aprendamos mucho de él mientras envejecemos todos juntos!

envejeciendo1