Procesando...

Cuando llega el momento de decir Adiós

Este tema en particular es uno de los que los dueños más evitan hablar y sin embargo es una opción que es importante considerar. Me queda claro que al final la decisión es personal y que cada caso es único e irrepetible, sin embargo, han sido muchas las llamadas de clientes que no saben ¿qué hacer?, ¿qué implica? o ¿cuándo es el momento adecuado?

No estoy diciendo que sea lo correcto, o que yo tenga el poder para terminar una vida… Pero como la persona responsable de mi perro sí creo que tengo el deber de cuidar de su salud y evitarle sufrimiento innecesario.

Creo que la muerte es parte de la vida y que deberíamos de aceptarla con menos miedo, no luchar sobre todas las cosas en contra de ella, porque en ese camino acabamos atropellando la vida que queríamos preservar.

adiosperruno1


¿Qué me motiva a abordar este tema? Pues que recientemente tuve la oportunidad de acompañar este tortuoso proceso con gente muy querida al igual que sus mascotas y que me agobiaba la situación del dueño y el dolor de su mascota. Decidir si le aplicas la eutanasia a tu perro no es una salida fácil. A todos mis perros a los he decidido aplicárselas, los he acompañado hasta su último aliento e incluso he pedido algunas concesiones particulares que para mí son importantes como por ejemplo que el procedimiento sea realizado en mi casa, pero eso es una necesidad emocional claramente mía que les comparto porque a mí me dio tranquilidad en medio de mi pérdida.

¿Cuándo es una opción la eutanasia? Para mí es cuando la salud de mi perro está o se está deteriorando rápidamente, hay dolor agudo y/o crónico y no hay un pronóstico de recuperación, es decir, cuando hay una enfermedad o condición terminal dolorosa y que no es curable ni reversible. Es necesario contar con toda la información posible del médico veterinario con respecto al estado de salud y tratamientos posibles así como de los riesgos de cada uno.

Por ejemplo, cuando a Canela –una golden retriver que fue mi primer Perro de Terapia-- le detectaron cáncer y decidimos que se extirpara, pero el tumor ya no era operable, sin embargo el tumor le causaba un dolor que podía controlarse con medicamento así que decidimos que le trataríamos con medicina del dolor mientras surtiera efecto. El día que el tumor perforó su intestino y ninguna de las opciones le daba una vida llevadera sin dolor y que el pronóstico era un desencadenamiento de fallas funcionales, fue el día que le aplicamos la eutanasia, 8 meses después de su diagnóstico. En otras ocasiones no hay tanto tiempo como cuando Ali –una schnauzer, también Perro de Terapia-- tuvo una severa falla renal que dejó sin funcionar uno de sus riñones y el otro estaba trabajando sólo al 40%, su pronóstico eran unos cuantos días con mucho dolor e incomodidad por la creciente intoxicación de su cuerpo, su lengua ya estaba cambiando de color a un morado azulado y no soportaba que la tocáramos. Esa misma noche le aplicamos la eutanasia.

adiosperruno1


A lo que quiero llegar es que un perro con un tumor tan grande que ya le reventó la piel y lo tiene expuesto, o que se arrastra y orina porque sus patas traseras ya no le responden para llegar al patio, o que tiene frecuentes ataques de epilepsia cada vez más continuos y largos seguramente está sufriendo mucho, aunque no lo pueda decir, aunque siga moviendo la cola al vernos… y ver que el miedo de los dueños, el miedo a su propio dolor, a cómo explicarlo a los niños o al qué dirán no son razón suficiente para permitir que esa agonía continúe durante días y semanas…

La parte económica también puede ser un factor determinante ya que algunos tratamientos son demasiado caros y no siempre podemos costearlos. La calidad de vida que tenga mi mascota con o sin el tratamiento y sus implicaciones a largo plazo me pueden guiar en mi decisión de aplicar la eutanasia.

Nunca es fácil despedirse, pero morir no implica agonizar. Acudir a un profesional que hará el procedimiento con respeto y de la forma apropiada no le generará ningún dolor ni incomodidad a nuestra mascota. Saber cómo será el proceso ayuda a sobrellevar la angustia que genera este momento, pero creo que no hay mejor regalo para un perro que sufre y está desahuciado, que una muerte digna y sin dolor.

Creo que con el papel que nuestras mascotas tienen hoy en día en nuestra vida, es válido hacer algún tipo de ritual o actividad simbólica para despedirse y agradecer antes y/o después de la eutanasia ya que también es algo que ayuda a lidiar con el proceso de duelo que igualmente llegará. Incluso ya hay lugares especializados para despedir, enterrar, cremar y resguardar las cenizas de nuestra mascota. Entonces ¿cómo quieres que sea ese trayecto, esa última experiencia para tu mascota, para ti y para tu familia?

Si tienes alguna duda acércate a los profesionales que podrán darte mayor información y herramientas para decidir, además del veterinario están el psicólogo o aún mejor un tanatólogo que podrá acompañarte durante el proceso hasta que puedas re-significar esta pérdida ya que ellos nunca dejan de enseñarnos cosas, incluso con su partida.

¿Cómo se practica la eutanasia al perro?

Conocer cómo se lleva a cabo la eutanasia ayuda a los dueños a reducir la angustia del momento.

eutanasia


Los pasos son los siguientes:

1. Se elige un lugar adecuado para que el perro y sus dueños, si están presentes, puedan estar tranquilos. Es decir, un lugar donde no haya ruido, que esté aislado y que no sea una zona de paso.

2. Si el perro está muy nervioso, inquieto o padece dolor, se le inyecta un tranquilizante. De esta manera, el animal se relajará durante los minutos previos a la aplicación de la eutanasia.

3. Se le pone una vía para inyectar la anestesia, así el perro se dormirá con serenidad. El veterinario aplica una sobredosis de anestesia ya preparada para estos casos. El perro se duerme y, entonces, padece un paro cardio-respiratorio. por lo que no sufre ningún dolor o angustia, ya que estará anestesiado.

Fuente: http://www.consumer.es/web/es/mascotas/perros/fallecimiento/2012/09/19/213317.php

 

Comentario(s)
  1. Hace cuatro meses sacrifique a mi perrita fue una desicion muy difícil y triste a la vez,la extraño mucho,siento mucho coraje porque por culpa del charlatán veterinario Alberto Loaiza Lopez de Clínica veterinaria Unicornio de Querétaro la tuve que sacrificar ya que le decía que tenía gastritis cuando tenía un tumor,a la gente que le platicó me mencionan de lo malo que es este tipo y pensar que lleve durante algunos años a mi perrita con este mata mascotas,la enterramos en el jardín y plantamos un árbol ,realmente es muy doloroso la llevas en tus brazos respirando y regresas a casa sin aliento alguno.

  2. Hola. Hace tiempo perdí mi gata, como fue repentina su muerte solo se me ocurrió como colocarla en el jardín. Tengo otras mascotas y me gustaría la cremación y conservar sus cenizas llegado el momento. Es posible hacer la compra de algún paquete o hacer un apartado? Ojalá lo necesite en muchos años. Saludos.

  3. Es en verdad horrible este proceso. Pero en caso de no tener remedio tu mejor amigo y familiar es lo mejor para él. Yo ya lo viví con mi amado Chester y lo tengo cremado en casa