Procesando...

DOLOR, principal causa de problemas de comportamiento

En muchas ocasiones tenemos problemas de comportamiento que afectan a nuestros perros, sin embargo la mayoría de las veces pasamos por alto algo muy muy importante, que es, una anamnesis y estudio clínico completo de nuestras mascotas para poder diagnosticar o descartar un problema clínico que esté afectando a nuestro perro, el cual pueda estar cursando con episodios de dolor y ser esto la causa del comportamiento alterado.

A continuación citaremos un caso para ejemplificar

Se presenta un perro que tiene agresión al estar sentado o echado en el sillón de la sala y en cuanto se le quiere retirar, lanza la mordida y toma una posición defensiva y de agresión.

Tradicionalmente llegaríamos a la conclusión, sin hacer más preguntas, que es una situación jerárquica, que el perro quiere ser el líder y que al estar en el lugar principal se está reafirmando como el miembro con más jerarquía, y defiende está a través de la agresión y la posesión del lugar. Por lo que la forma de corregirlo, lógicamente seria ser más "fuerte" que el perro y obligarlo a dejar ese sitio, a su vez, que el humano lo reclama y se posiciona como el miembro con más jerarquía.

Visto desde el punto de vista de la clínica del comportamiento, y después de hacer una correcta anamnesis e incluso análisis de laboratorio, en este caso en particular, se detectó que el perro cursaba con un proceso inflamatorio que afectaba, de manera severa las articulaciones, y el lugar más suave y confortable al que tenía acceso, era precisamente el sillón de la sala. En esta situación se trató al perro clínicamente, y al cabo de una semana el perro dejo de subirse al sillón, y obviamente desaparecieron los signos de agresión totalmente.

En este caso en particular y en muchos otros, llegamos a la conclusión de que la causa del problema de comportamiento, no era otra cosa, si no, el dolor que el perro estaba sintiendo, y al buscar el confort y alivio a este, cuando se le retiraba del sillón de una forma cada vez más brusca y enérgica, le causaban más dolor, y por lo tanto, reaccionaba ante este.

Actualmente contamos con la clínica comportamental canina, que como en este caso y en muchos otros nos puede ayudar de una manera objetiva y profesional para poder tratar los problemas de comportamiento de nuestras mascotas.