Procesando...

Aprendamos a decir NO a nuestra mascota

Para nuestra mascota, el idioma debe ser claro y transparente, cualquier cambio en el tono de voz, o en los gestos que realicemos al pronunciarlas lo único que logrará es confundirlas y como no saben pensar, y menos interpretar lo que quisimos decirle, pasan de ello y en definitiva simplemente hacen oídos sordos, sin ni siquiera prestarnos atención.

El NO es uno solo y su significado de negación es una prohibición a efectuar determinado acto, no tiene apellido ni entonaciones distintas para que en algunos casos sea, un menos NO, un casi NO, o un podría ser NO, o por ultimo te digo NO pero no lo tomes a mal, eso es muy difícil de entender para los perros, cuando debo enseñarles el significado de la palabra NO siempre lo debo hacer utilizando la misma entonación y que esta vaya acompañada con un gesto o expresión de mi cara demostrando mi enojo, porque nuestra mascota no puede entender nunca las dobles intenciones, que muchas veces los humanos tenemos tendencia a utilizar. Un mensaje directo y claro evita confusiones: " NO quiero que hagas eso que está mal y punto". De esa manera se darán cuenta de que rápido y fácilmente aprende sin que se confunda jamás.

Cuando sus congéneres (los perros) y especialmente su madre que es la primera profesora le enseña algo, no profundiza en detalles explicativos, si algo no lo debe hacer un gruñido efectuado de la misma manera recibirán como advertencia primera y, si no lo entienden, un pequeño tirón de orejas sin causar daño pero sí advirtiéndolo de manera más decidida basta para que en sus pequeños cerebros quede grabado que eso NO se puede hacer y punto. Debemos entonces ser buenos guías, profesores y líderes para nuestra mascota y advertirles de la misma manera que lo hizo mamá y la verdad que, con el tiempo que llevo enseñándoles, un NO bien dicho y en el momento oportuno basta, son receptores y obedientes, pero debo preocuparme de utilizar siempre la misma entonación y hacer el mismo gesto en mi cara, no existe mascota que no entienda cuando utilizas el lenguaje adecuado.

El creer que no estás capacitado para poder enseñarle, o que requieres de un aprendizaje especializado es mentira, las normas de buena convivencia en casa las puedes impartir y debes tener mucha paciencia, no sulfurarte ni frustrarte ya que eso influirá negativamente en su comportamiento y como decía algún personaje de la televisión cuando mi amigo ve "que no le tienen paciencia" prefiere evitar el conflicto, apartarse y jugar un poco a la del tonto que no entiende, a ver si de esa manera me dejan tranquilo .

Si bien cuando uno está en el periodo de aprendizaje, no nos gusta mucho ir a la escuela, y preferimos quedarnos jugando en casa, a mis amigos les pasa igual, más si son cachorros, por eso una cosa que debes tener en cuenta antes y durante la clase es que sus sentidos y atención estén centrados solo en ti, por lo que el lugar y el momento oportuno resultan muy importantes. Por ejemplo si quieres enseñarle a caminar junto a ti a tu perro, no lo saques a las horas de más calor, ni tampoco a un parque donde concurren otros amigos o casi al caer la noche cuando ellos se predisponen a dormir, ni menos después de comer, pues si bien requieren de un paseo para hacer sus necesidades no están predispuestos a estar en clases, debes usar siempre para poder enseñarle el sentido común y hacer el ejercicio mental de preguntarte a ti mismo '¿me gustaría que tal cosa pasase?', si tu respuesta es 'no' aplica lo mismo para tu amigo.

Por último quiero que sepas que no existe ninguna mascota que no aprenda, ni tampoco que no quiera aprender, ya que el hecho de seguir y obedecer al líder les satisface mucho, lo que sí existen son muchos amos, que no le dedican el tiempo ni ganas a querer enseñarles, y solos jamás lo lograran.

Debemos ser buenos guías, profesores y líderes para nuestra mascota. Participa y déjanos tus comentarios.

Fuente: www.laopiniondemalaga.es



 

Comentario(s)
  1. Cada Publicacion es un nuevo aprendizaje muchas gracias!!!