Procesando...

Entrenamiento canino… ¿es necesario?

Hoy quisiera compartirles que disfruto mucho mi trabajo como entrenadora canina, me encanta ver como un perrito de repente entiende lo que queremos y también como sus dueños pueden sentirse orgullosos y presumir de lo que su perro sabe hacer. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de las veces los dueños buscan ayuda cuando están hartos y cansados del mal comportamiento de su perro; de las constantes travesuras, cuando ya tienen conflictos con los vecinos y cuando ya todo parece estar en contra.

En cualquier momento se puede trabajar con los perros sin importar la raza ni la edad. Me pregunto -en un ejercicio de antropomorfización- ¿no pensarías en privar a tu hijo del kínder? ¡Al contrario! te esfuerzas por encontrar el lugar ideal, con buenas referencias y personal calificado para que tu niño aprenda a hacer las bolitas y palitos más lindos. Creo que nunca pasaría por tu mente ¡no mandarlo a la escuela! Porque aunque sean bolitas y palitos está poniendo los cimientos de su futuro. Entonces, ¿por qué no buscas entrenamiento para que tu mascota llegue a ser el perro que quieres? Si vas a pasar los próximos diez o quince años con él, ¿cómo quieres que sean esos años y esa relación?, busca entablar una buena y real comunicación con tu perro evitando que desarrolle malos hábitos desde el inicio, para que todos esos años de verdad puedas disfrutar a tu mascota.

Personalmente creo que es mejor la prevención y redirección de conductas no deseadas, y cuando sea necesario, la corrección. Pero siempre será más fácil para el perro y la familia si nos anticipamos; incluso a nivel fisiológico mientras más pronto inicies el entrenamiento, mayores habilidades podrá desarrollar, ya que su nivel de neuroplasticidad va disminuyendo conforme va creciendo.

Hay que considerar que esta el entrenamiento no formal, el que le damos en el día a día estando en casa, y lo ideal sería asesorarse en esta área también (recomiendo que esa asesoría sea antes de que llegue el perro a casa), ya que la mayoría de los malos comportamientos se dan por mal manejo, falta de consistencia y humanización por parte de los dueños. Si como dueño soy capaz de identificar, las necesidades reales de mi perro, me será más fácil atenderlas y poner límites claros que en lo cotidiano formaran una relación de amor y confianza entre el dueño y su mascota.

En resumen, el entrenamiento formal es el que me permite crear un puente de comunicación bi-direccional en el que mi perro sabe con claridad que espero de él, cómo y cuándo. Y yo como dueño se claramente que puedo esperar de mi perro en cualquier circunstancia y cómo manejarlo.



 

Comentario(s)
  1. Me pueden Informar donde hay hay escuela de entrenamiento canino en Tampico Tamaulipas

  2. me gusto el articulo

  3. tengo una perrita, de un año de edad, creo que la tengo muy consentida porque escarba en las macetas, rompe todo lo que encuentra y siempre que me acerco se para dos patas y con las otras me ensucia la ropa. No es agresiva pero si muy traviesa.