Procesando...

Maternidad y Perros

Una de las causas de abandono de perros más comunes es la llegada de un bebé. Pareciera que la percepción generalizada es que tener un perro o un gato y un bebé son excluyentes. La mayoría de estas percepciones son erróneas y mal fundamentadas. Hay muchos estudios que demuestran que los niños que crecen y conviven con mascotas tienen un mejor desarrollo de su sistema inmunológico y tienden a desarrollar más fácilmente valores como la empatía, el respeto y la responsabilidad.

Existen muchas cosas que puedes hacer para ayudar a tu perro a asimilar la llegada del nuevo miembro de la familia, aquí te proponemos algunas acciones concretas:

  • Los cambios que necesites hacer, por ejemplo no permitirle el acceso a algunos cuartos o trepar en los muebles; impleméntalos lo antes posible y ser consistente.

  • Todos los artículos nuevos de bebé como carriola, bañera, Moisés, enséñasela a tu perro y permite que las reconozca desde que las compras para ir haciendo aproximaciones. Incluso puedes hacer paseos con la carriola para que se acostumbre, e iniciar su procesos de habituación.

  • Si en casa tienes escaleras o algún lugar donde te sientas insegura por que el perro pueda tirarte, y tu pancita no te permita verle, trabaja órdenes como el quieto en la base de la escalera, y cuando llegues arriba llámalo para que te deje subir con tranquilidad.

  • Cuando nazca tu bebé separa una cobijita usada para que se la des a oler al perro (esta técnica se llama mezcla de olores y consiste en restregar suavemente en los bigotes de tu mascota la frazada), incluso puedes dejarla donde duerme para que se familiarice con el olor.

  • Si hay visitas para conocer al bebé puedes evitar malos comportamientos de tu mascota, pidiéndole que se vaya a su lugar (caja transportadora); para esto deberás haber trabajado y habituado a tu perrito como lugar seguro y feliz para él donde puede dormir o distraerse con su juguete o premio carnaza.

  • Si piensan pasar días fuera de casa no olviden visitarle para darle de comer, pasearle y mantenerle limpio su lugar. Si no pueden ustedes, prever que alguien lo haga.

Si bien la llegada de un nuevo miembro a la familia es siempre una bendición, hagamos que nuestras mascotas también lo vivan de igual forma, serán compañeros y parte de la familia. El trabajo debe iniciar desde el momento en el que se enteran de su embarazo, y a partir de ese momento teniendo la claridad del tipo de relación que quieren del perro con el bebé hacer las modificaciones, físicas, de hábitos, horarios y obediencia necesarios para el gran día.