Procesando...

Bienestar Animal ¿Qué implica?

Como dueños nos gusta pensar que le proporcionamos a nuestras mascotas todo aquello que pudieran necesitar e incluso mucho más, sin embrago, no siempre estamos tomando medidas a favor de su bienestar. En la mayoría de los casos la causa es la ignorancia y el desconocimiento, sin embargo, también podemos ver una generalizada e inconsciente humanización que no nos permite tomar distancia y reconocer que nuestra mascota es otra especie diferente a la nuestra y como tal -siendo su tutor- somos quienes debemos respetar su naturaleza y procurarle bienestar como un miembro más de una familia inter-especies.

Una guía que nos puede ayudar a entender y garantizar el bienestar de nuestras mascotas es apegarnos a las 5 libertades de los animales estipuladas por el Consejo de Bienestar para Animales de Granja del Reino Unido (Farm Animal Welfare Council, 1993). Parecen muy obvias y simples, sin embargo, si logramos entender sus implicaciones a profundidad, entonces seguramente seremos capaces de ver áreas de oportunidad y formas de ser mejores dueños, más responsables y en verdad, tutores de su bienestar a largo plazo.

Libertades de los animales

1. Libres de padecer de hambre y/o sed

Claro que debemos de estar pendientes de que tengan comida y agua, pero específicamente, hay que estar pendientes de que el alimento que se les proporciones sea adecuado a su raza, edad, tamaño, actividad física y condición. Los requerimientos de nutrición son diferentes en cada etapa de vida y algunas actividades exigen mayor desgaste que otras por lo que el veterinario deberá aprobar el tipo de alimento seleccionado. También es importante considerar toda la comida extra que ocasionalmente les damos que pueden ir desde premios para perro, hasta sobras de la comida de humanos. Esto último puede tener importantes repercusiones en su salud ya que hay muchos alimentos que pueden ser dañinos para los perros ya que no las pueden metabolizar de manera correcta causando malestar, intoxicación y hasta envenenamiento. En cuanto al agua, esta siempre deberá estar limpia y fresca y de preferencia en la sombra. Si bien no pasa nada en términos generales si nuestro perro toma agua de la llave, hay algunas razas que por predisposición genética tienen una tendencia a desarrollar problemas de riñón como el schnauzer, a esas razas se les puede ayudar a disminuir o retrasar la aparición de estos padecimientos dándoles agua filtrada o de garrafón.

Otro punto a considerar es que caer en el exceso contrario y sobre alimentar a nuestra mascota, tampoco es en su beneficio. La obesidad es igualmente dañina ya que puede causar daños en articulaciones, sistema respiratorio y sistema respiratorio principalmente pero incluso puede ser un factor detonante de enfermedades como diabetes que pueden llevar a nuestras mascotas a condiciones difíciles e innecesarias como la ceguera.

bienestar1


2. Libres de padecer dolor, lesiones y/o enfermedades

Es conocido que las mascotas deben de tener un esquema de vacunación preventivo, aplicado por un especialista y que debemos de darle atención médica regular, por lo menos 1 vez al año. Nuevamente la etapa de vida de nuestra mascota dictará requerimientos médicos diferentes y atención especializada. No debemos asumir que nuestra mascota está bien ya que ellos no siempre dan muestras de dolor o incomodidad evidentes y pueden permanecer con condiciones serias por mucho tiempo antes de ser detectadas. La revisión anual es la oportunidad de detectar cualquier posible problema en etapas tempranas para así tener mayores probabilidades de un diagnóstico oportuno y tratamiento más eficaz o al menos un panorama claro de los cuidados necesarios dada su condición. Cualquier herida, bulto o cambio significativo en los patrones de conducta y/o movilidad de nuestra mascota, deben ser atendidos de manera inmediata por un médico.

bienestar1


3. Libres de padecer incomodidad y molestias

Esta libertad se refiere en particular a lo que conocemos como "estrés ambiental" y que nos requieren de asegurar las condiciones mínimas en el entorno para que la mascota no sufra de estrés ambiental. Curiosamente hay mucha gente que está en contra de la pirotecnia porque hace sufrir a nuestros perros, pero hay muchas otras condiciones como pasar muchas horas en confinamiento y/o amarrados, no tener espacios de juego y ejercicio físico o ponerles cosas que no corresponden a su especie -en el afán de humanizarlos- que les generan mucho estés y del que no estamos conscientes. Debemos cuidar que tenga suficiente espacio para poder tener un área sucia, un área limpia y un área de juego; que tenga un sitio de seguridad donde resguardarse, que tenga sombra, techo y agua disponibles todo el tiempo.

bienestar1


4. Libres de padecer miedo y sufrimiento.

Esta libertad se refiere a evitar que padezcan de "estrés mental". Es decir que debemos procurar que además de que estén sanos físicamente, también deben de estar sanos mentalmente. Un perro que tienen la capacidad de adaptarse, de aprender, de explorar es un perro sano. Sin embargo, otra vez en nuestro intento de darles lo que nosotros creemos que es lo mejor, muchas veces los volvemos inútiles, dependientes, temerosos, incapaces de resolver cualquier situación o reponerse a cualquier experiencia nueva o difícil. No dejarlos ser perros y esperar que llenen grandes expectativas humanas es la principal causa de estrés mental en las mascotas de hoy y que están condenadas a fracasar en todos sus intentos ya que simplemente no pueden ni podrán ser como el ser humano porque son perros. Asumirlos y aceptarlos como lo que son, es liberarlos y verdaderamente amarlos y respetarlos. Las mascotas más humanizadas y exigentes son las que más sufren ante situaciones, lugares, personas y otros animales nuevos ya que les hemos coartado su capacidad de enfrentar, recuperarse y adaptarse. Ahora tenemos perros temerosos, inseguros, inestables, estresados y poco confiables por este exceso de humanización.

bienestar1


5. Libres de expresar un comportamiento normal.

Esta libertad está directamente relacionada con la "etología" que se refiere al estudio de las especies en estado natural para desde ahí entender sus comportamientos, sus causas y sus funciones. Entonces, entender el comportamiento del perro como perro me permitirá atender sus necesidades "reales", no las que yo creo, no las que yo quisiera, no las que siempre he atendido… las que como perro hay que atender para que pueda mantener su equilibrio físico y mental. Ciertamente hay muchos comportamiento que pueden ser problemáticos para los humanos, sin embargo, si no estás dispuesto a lidiar con ellos y tolerarlos, mejor no tengas un perro. No quiere decir esto que entonces como es perro puede destruir todo, o ladrar todo el día, la sana convivencia inter-especies exige que se desarrolle un lenguaje compartido y funcional para ambas partes, pero no puedes esperar que nunca ladre, o rasque o haga alguna travesura. Si no estás seguro, dispuesto o preparado para tener una mascota –la que sea- es mejor que no la tengas.

bienestar1


Estas 5 libertades son la base del bienestar animal y aplican a cualquier especie de mascota que tengamos en casa. Si tienes dudas, busca ayuda de un profesional o pide referencias de fuentes serias y confiables para documentarte. Seguro que tener mayor información de la especie con la que convives te hará más fácil la convivencia diaria y te ayudará a evitar comportamientos no deseados. Sea cual sea la especie de mascotas que tengas en casa, merece todo nuestro amor y respeto, pero sólo se puede amar lo que se conoce… ¿en realidad conoces a tu mascota, su especie y sus necesidades?