Procesando...

El avance del Alzheimer Canino

Martes, 23 de Junio, 2009

El hospital clínico de la Facultad de Veterinaria de Córdoba, España, trata a perros con el síndrome de disfunción cognitiva, o lo que es lo mismo, el Alzheimer del perro y es el único de España que somete a diálisis a los perros.

Han tenido que pasar algo más de 60 años para que la medicina veterinaria pueda diagnosticar el Alzheimer del perro, un desorden neurodegenerativo asociado a la edad de los perros, que tratan en el Departamento de Medicina y Cirugía Animal del Hospital Clínico Veterinario de la Universidad de Córdoba.

Hasta el centro, ubicado en el Campus de Rabanales, llegan tres casos al mes, según explica una de las profesoras del departamento, Alba Galán, quien destaca que el síndrome comparte una sintomatología clínica muy similar con el Alzheimer que sufren las personas. La docente añade que aunque se puede diagnosticar mediante la realización de test de diagnóstico a partir de los siete años, no es hasta los 11 o los 12 cuando el propietario se empieza a dar cuenta de los síntomas. Es el caso de un cocker dorado de 11 años, afectado por esta disfunción cognitiva y que están tratando en este centro.

El inicio de este síndrome, detalla Galán, "es muy sutil y se manifiesta por el cambio de hábitos". Una micción incontrolada, la pérdida en sitios que conocen de manera habitual, la alteración de los ritmos de vigilia o no querer estar con sus propietarios son algunos de los síntomas. Al respecto, Galán incide en que en algunos casos "a algunos perros les cuesta reconocer los sonidos y otros, por ejemplo, tienen cambios en su conducta habitual". La alteración del apetito, una mayor irritabilidad, lentitud para responder órdenes o una vocalización excesiva -llegan a aullar- son otros de estos síntomas.

Para detectar el síndrome, el equipo de Galán realiza una serie de test para valorar las funciones de discriminación visual, como ver si el perro puede seguir el movimiento o fijar la mirada en un objeto, de memoria y la capacidad de aprendizaje. Con todo ello, la profesora reconoce que hasta la fecha lo que se hace es un "diagnóstico presuntivo en base a la historia y los signos clínicos".

El tratamiento de este síndrome puede ser de tres tipos. Uno de ellos es el comportamiento, basado en un estilo de vida activo, saludable y con ejercicio donde el perro refuerce al máximo el vínculo con su propietario. El segundo tratamiento se basa en una correcta alimentación rica en antioxidantes, ya que se ha demostrado la relación que existe "entre el grado de disfunción cognitiva y el nivel de daño oxidativo celular presente", detalla. En último lugar se encuentra el tratamiento de carácter farmacológico para frenar la evolución de la enfermedad y conseguir mejorar los signos de la misma.

El Alzheimer en los perros no es la única enfermedad que tratan en el clínico del centro que dirige Librado Carrasco, ya que es el único hospital veterinario de España y el segundo de Europa que realiza hemodiálisis a los perros. María del Mar Granados es una de las veterinarias encargadas de este trabajo, que comenzó a investigar hace cuatro años y a aplicar hace uno. Se trata de "técnicas de depuración extracorpórea", indica. Granados asegura que la técnica que se utiliza en los perros es similar a la de las personas, puesto que "lo que se hace es sustituir la función del riñón con la eliminación de sustancia tóxicas". Para ello se sirven de las máquinas de la UCI de cualquier hospital, si bien las sesiones son diferentes. "Depende del grado de la enfermedad y la causa del problema del riñón afectado", puntualiza la profesora, quien destaca que se trata de sesiones largas que pueden llegar a durar, como máximo, hasta 15 horas. En este primer año de aplicación, por el hospital clínico veterinario han pasado una decena de perros a los que se les ha sometido a una diálisis o una hemofiltración.

Fuente: www.eldiadecordoba.es