Procesando...

Mascotas como equipaje extra

Martes, 25 de Agosto, 2009

Para viajar en autobús, tren o avión, las mascotas deben cumplir una serie de requisitos y adaptarse a la normativa vigente, que cada compañía fija de manera diferente. Salvo los animales que ayudan a los minusválidos, el resto deben facturar.

Los perros guía pueden acompañar de modo gratuito a su titular en los trenes de larga distancia.

Menos de ocho kilos, es el peso que compañías aéreas como Iberia exigen para que un animal pueda viajar con sus dueños, a excepción de los requeridos por personas minusválidas, que podrán ir siempre al lado de la persona que guían. "En el peso debe estar incluido la jaula en la que se traslada el perro ", aseguran desde esta empresa.

Durante el periodo vacacional, miles de personas han pasado por el aeropuerto de Noáin y muchos han tenido una preocupación más horas antes de embarcar: sus mascotas. Para asegurarse de que el animal compartiría el mismo vuelo que su amo, el pasajero debía indicarlo en el momento de reservar, al menos con 48 horas de antelación a la salida del avión. Pero no todos los animales están capacitados para viajar en cabina. "En el caso de rebasar el peso o dimensiones establecidas, la mascota tendrá que ir dentro en bodega, existiendo diferentes tipos de jaula o contenedor", aseguran las empresas aéreas. En cualquier caso, el animal de compañía tiene la consideración de exceso de equipaje, tanto si viaja en cabina como si lo hace en bodega, al margen del equipaje que lleve el pasajero. "No te dejan darle de beber o comer, pero no es un problema si el trayecto es corto", dice Juan José Iriguibel, pamplonés de 44 años.

De cualquier manera, la jaula debe tener como máximo 45 cm de largo, 35 cm de ancho y 25 cm de profundidad. "Tiene que ser resistente, cómoda, segura y permitir la ventilación", sostienen en Iberia. No obstante, las compañías aéreas no tienen obligación de transportar animales y, en el caso de que accedan, se deben cumplir todas las pautas indicadas en la normativa dictaminada por IATA (Asociación Internacional de Transporte Aéreo).

Los animales son tolerados para su transporte si no se oponen los viajeros o se producen molestias. "De cualquier modo, serán los dueños quienes se responsabilicen de los incidentes que puedan ocasionar", explican desde Renfe.

El transporte en tren está limitado a pequeños animales domésticos como perros, gatos y aves (siempre que no sean de corral) cuyo peso máximo no exceda de seis kilos. Asimismo, las líneas admiten como máximo un sólo ejemplar por viajero, siempre dentro de una jaula (cuyas dimensiones máximas no superen los 60 cm de largo, los 35 cm de ancho y los 35 cm de profundidad), además de disponer de algún dispositivo que permita contener y retirar los residuos. En el caso de que el transporte de animales generase molestias, los trabajadores de Renfe ubicarían a pasajeros y mascotas en aquellos lugares en los que el ruido sea menos dañino o, en caso de que no pueda ser subsanado, el viajero podría incluso tener que abandonar el tren si ya lo hubiese tomado. "En este caso, el pasajero tiene la posibilidad de tomar otro tren o pedir el reintegro íntegro del importe de sus billetes", aseguran.

No obstante, la responsabilidad recae en cualquier caso sobre el propietario, que tendrá que cerciorarse de cumplir con los requisitos sanitarios correspondientes y, en el caso de perros y gatos, presentar la cartilla de vacunaciones actualizada del animal que viaja en el convoy.

Independientemente del medio de transporte y aunque en todos los casos la normativa es estricta, cada empresa posee sus propias normas específicas para el transporte de animales. "Es frecuente que permitan a los perros muy pequeños viajar dentro de bolsos especiales colgados del hombro de su propietario y, por tanto, en el compartimiento de pasajeros. Pero en muchos otros casos deberán viajar en cestas de transporte y compartimentos destinados al equipaje", explican los expertos. Estas condiciones poco favorables suelen poner nerviosos a casi todas las mascotas, por lo que se recomienda sedarlas ligeramente. Respecto a los coches, la legislación obliga a tener una barrera física que separe el perro del conductor.

¿Qué opinas?, participa y déjanos tus comentarios.

Fuente: www.diariodenavarra.es



 

Comentario(s)
  1. HOLA TENGO, UN PERRO DE RAZA GRANDE, HACE TIEMPO PENSABA HACER UN VIAJE Y LLEVARMELO EN AVION, PERO AL LEER DIVERSAS NOTICIAS DEL MODO EN QUE VAN Y TODOS LOS ACCIDENTES A QUE ESTAN EXPUESTOS, DECIDI NO IRME EN AVION. LOS ANIMALES SON SERES VIVOS QUE MERECEN NUESTRO CARÑO Y RESPETO, Y ASI ESTA EN LA DECLARACION DE LOS DERECHOS DE LOS ANIMALES, LA CUAL DEBERIAN CONTEMPLAR LAS LEGISLACIONES NACIONALES EN CUANTO A MATERIA DE TRANSPORTES, PARA QUE NUESTRAS MASCOTAS TENGAN UN LUGAR DIGNO Y COMODO PARA VIAJAR CON SU DUEÑO.