Procesando...

Paseador de Perros, un Mercado Rentable

Martes, 7 de Octubre, 2008

"Primero, se siente el olor a matapulgas, luego se escuchan unos gruñidos y finalmente aparece, doblando la esquina, una manada de perros de todas las razas. Conducidos por un chico que lleva el iPod enchufado a la oreja para no escuchar los malos comentarios de los peatones cuando Quico o Robespierre ensucian la acera".

Es ya un personaje conocido en el paisaje de Buenos Aires.

Pasear a los perros, no es una tarea para cualquiera. "Se necesita mucha fuerza en las pantorrillas para frenar a un Rottweiler, autoridad para controlar a un Pitbull y psicología para entender a los Bulldog, que son los más susceptibles de la raza canina", dice Juan Pablo, un paseador con cinco años de experiencia.

Lo más difícil es incorporar un nuevo miembro al paseo y la clave está en que el perro dominante lo acepte, aunque el verdadero macho alfa del grupo u hembra alfa, es el propio paseador.

La herramienta básica es el cinturón como los de los escaladores al que se enganchan las correas individuales. Juan Pablo no utiliza bozal ni frenillos porque dice: "el objetivo es que los perros disfruten de la caminata".

La demanda ha crecido a tal punto que en algunos lugares han surgido empresas de paseo con hasta cinco trabajadores.

Fuente: www.iberarte.com