Procesando...

Perros guía, por una cultura de la no discriminación en México

Lunes, 3 de Mayo, 2010

Scout perro guia Fabricio Alemán es ciego desde hace 6 años, pero "Scout" llegó desde Michigan hace dos años para guiar su camino.

"Scout" es un perro labrador que fue entrenado en la escuela Leader Dog en los Estados Unidos para ser guía de personas con ceguera, es de color negro y es muy tranquilo, obedece en todo momento a su dueño.

Él no tenía los recursos económicos para adoptar un perro con las características que tiene "Scout", pero las damas del tercer milenio en San Francisco del Rincón le ayudaron a hacer la gestión necesaria para que Fabricio pudiera tener un perro guía. Tuvieron que esperar 19 meses para que Fabricio fuera aceptado en el programa.

La causa por la que Fabricio perdió la vista es una enfermedad llamada Cushing, que es una alteración del cortisol que al aumentarse, dañó la presión arterial y posteriormente le ocasionó un glaucoma.

El problema más grande con el que se ha encontrado Fabricio es el que su perro sea aceptado en los lugares públicos. "Acabamos de ir al IMSS porque tengo mis consultas periódicamente y no nos dejaban pasar los guardias de seguridad con el perro. Tuvo que intervenir un doctor para que nos dejaran pasar", comentó.

Las líneas de transporte le han negado el servicio a él y a su acompañante, los hoteles no le dan reservación, tiene dos años que ha querido ir de vacaciones pero ha sido imposible.

Explicó que el único hotel en donde si le dan servicio es el Holliday Inn, pero solo el que está en Vallarta. También, en los centros comerciales le han negado el paso.

"Hace poco fui al oulet de Flexi que está a un costado de la fábrica y no me dejaron entrar", lamentó. Fabricio está casado y su esposa está a punto de perder la vista. Ella desea tener la misma suerte que tuvo su esposo en tener un perro guía.

Ellos comentan que en México no se tiene la cultura de este tipo de perros, ya que han tenido muchos problemas para salir adelante y que su perro sea aceptado. Las misma autoridades no tienen conocimiento de que el perro guía está permitido en todas partes.

María comentó que en las orugas no les permitían el acceso. "Mi esposo ha tenido que luchar mucho para que la gente vaya aceptando a Scout en los restaurantes y en las oficinas públicas".

El entrenamiento que recibió Fabricio para poder manejar al perro fue adaptarse a él, saber en qué momento necesita hacer del baño y principalmente el de la higiene.

"Tengo que bañarlo cuidadosamente y lavarle sus dientes, para que "Scout" esté limpio. Aparte soy responsable de limpiar su excremento y de cuidar que no se orine en cualquier lugar", platicó.

Por: Norma Soto
Fuente: http://www.milenio.com