Procesando...

Ahora el ADN de los perros ayudará a resolver crímenes

Lunes, 5 de Julio, 2010

adncanino_1 Cuando las pistas son escasas, los testigos no quieren hablar y la policía está bloqueada, se recurre al ADN. Los bloques de construcción genética pueden identificar a una víctima, implicar a un sospechoso o despejar las acusaciones erróneas. Ahora la ciencia se expande más allá de los seres humanos.

Los investigadores han desarrollado una base de datos de ADN canino y los agentes del orden confían en que éste también ayude a enjuiciar a las personas que organizan las peleas de perros.

Las peleas de perros son "un deporte sangriento" clandestino, difíciles de rastrear, y a menudo imposibles de probar en casos contra los sospechosos acusados de promover y participar en peleas de perros, dijo Melinda Merck, directora senior de veterinaria forense de la Sociedad Estadounidense para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (ASPCA) por sus siglas en inglés).

Pero debido a que los perros son sumamente innatos en sus habilidades de lucha, sus linajes pueden proporcionar la evidencia que los investigadores necesitan.

El CODIS canino (Sistema de Índice Combinado de ADN) es similar al sistema de índice de ADN humano utilizado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés). Y está listo para ser utilizado en las investigaciones y las persecuciones contra las peleas de perros, dijo Merck.

Durante la investigación de una de las redes más grandes de peleas de perros en la historia de EU el año pasado, Merck se asoció con las autoridades de la ASPCA, la Sociedad Protectora de Animales de Missouri y los investigadores en el Laboratorio de Veterinaria de la Universidad de California, Davis, para crear el sistema CODIS canino.

En la investigación de 18 meses participaron agencias federales, estatales y locales y condujo a la detención de al menos 19 personas en julio de 2009 en cinco estados. Unos 400 perros fueron confiscados, y los investigadores determinaron que estos animales fueron criados para pelear.

Después de que las muestras de ADN fueron recolectadas, Merck y sus colegas acudieron al Laboratorio de Veterinaria de la Universidad de California, Davis. Pidieron establecer una operación similar al CODIS del FBI para analizar los datos, que esperan vincular a los perros recogidos en otros casos.

"Hemos intentado vincular a los distintos acusados en conjunto, algunos en diferentes estados", dijo Merck, explicando que el linaje de los perros ahora puede remontarse a través de generaciones. "Si encontramos un lugar donde hubo una primera camada, podríamos conectarlos a diferentes perros de distintas escenas de crímenes".

La ASPCA asegura que la base de datos ayudará a los investigadores a establecer conexiones entre los criadores de perros, los entrenadores y los operadores mediante el uso de sangre canina conseguidas durante las redadas.

Una vez que el programa estuvo en marcha, Merck fue capaz de vincular el ADN de 100 perros. Hoy en día, el laboratorio tiene muestras de ADN de más de 400 perros.

En 2007 la estrella de la NFL, el quarterback Michael Vick, fue acusado de promover las peleas de perros. Vick se declaró culpable en 2007 de un cargo federal sobre permitir una de estas actividades en su casa de Virginia.

Merck, que lideró la investigación contra Vick, dijo que el caso cobró importancia en la conciencia pública al ser considerado un delito federal que genera millones de dólares, aseguró.

Vick, quien jugó para los Halcones de Atlanta durante seis temporadas, se declaró culpable de los casos federales y estatales en su contra y pasó 21 meses en prisión. Fue suspendido de futbol americano y se declaró en bancarrota. Regresó al campo en 2009 y ahora juega para las Águilas de Filadelfia.

La semana pasada tuvo una ponencia con los alumnos de Snow Hill, Maryland, para invitarlos a tomar decisiones correctas en la vida. En respuesta a la pregunta de un estudiante, Vick dijo que mientras crecía, nunca vio las peleas de perros como algo malo, señaló la directora de la escuela, Tom Davis, quien asistió a la plática del jugador.

Aunque no existen estadísticas oficiales, la ASPCA estima que decenas de miles de personas están involucradas en las peleas clandestinas de perros, un delito grave en todos los estados.

Merck espera que con la base de datos de ADN canino también crezca la participación de los agentes federales y del extranjero aportado muestras. "Si tienes a los perros, también tienes el ADN", dijo Merck. "Creo que será interesante ver cómo esta base de datos aumenta los casos penales. Esto pondrá muy nerviosos a los organizadores".

Fuente: http://mexico.cnn.com