Procesando...

Brindan socorristas auxilio a perros en Valle de México

Martes, 13 de Enero, 2009

Una loable labor la que llevan a cabo socorristas de la Asociación civil "Cambia un destino", al rescatar y dar auxilio a perros atropellados, atrapados en barrancas o entre paredes, lesionados por disparos de armas e incluso quemados y torturados en el D.F. y en los municipios metropolitanos del Valle de Mexico.

Algunas historias de rescate que ha realizado esta Asociación dirigida por Rogelio Huerta, se encuentra la de George, un boxer que fue quemado en el lomo con aceite hirviendo, quien además tenía un tumor en la cola.

Uno de los últimos rescates fue justamente en las vías del Metro Olímpica donde quedaron atrapados dos perros, quienes presuntamente descendieron por la escalinata de los andenes y ahí sufrieron descargas eléctricas; los socorristas debieron esperar a que bajaran la energía eléctrica del Sistema de Transporte Colectivo, para encontrar en las vías a los dos animales con un grado de estrés y sufrimiento que obligó a su sacrificio con una inyección letal.

Una perrita mestiza que fue azotada contra la pared, dentro de un costal, luego de sufrir una lesión con el hueso expuesto, es uno de los últimos casos que ha impresionado a los socorristas, quienes llegaron a tiempo para parar su sufrimiento al aplicarle una inyección letal.

Respecto al sacrificio de perros en los antirrábicos, que debe ser sin sufrimiento, "nos preocupa la crueldad e indiferencia de la gente a las mascotas".

"Un perro amarrado bajo un lavadero, abandonado en una azotea o en un patio, donde no le dan agua más que cuándo se acuerdan, a los que no esterilizan, vacunan ni desparasitan; hasta los casos de animales mutilados por agresiones ", son casos de crueldad cotidiana que la mayoría de la gente ignora, apuntó Rogelio.

"Cambia un Destino" recibe un promedio de cinco llamados de auxilio al día, en sus teléfonos 52 19 36 10 y 11, las cuales atienden de forma altruista "sólo pedimos una cooperación que nos permita solventar el gasto de gasolina y el costo de los medicamentos", afirmó Rogelio Huerta.

Casi nadie apoya con dinero nuestra labor, "66% de las personas que solicitan nuestro apoyo no coopera, sin embargo no por ello dejamos de hacer nuestro trabajo que es socorrer a los animales que están sufriendo".

Hay mucha gente que acostumbra deshacerse de sus mascotas, mientras circula por Periférico o calzada Zaragoza, donde abre las puertas de sus autos para que los perros sean atropellados y poder deshacerse de ellos.

"Y a nosotros nos toca ir por ellos, antes de que sean atropellados o rescatarlos si están lesionados", reiteraron los socorristas.

No se vale, los animales también tienen derechos, merecen una vida digna y de respeto. Felicidades a estos socorristas por tan difícil tarea, porque imagínense encontrar a estos animales en condiciones deprimentes, ha de ser muy impresionante.

Fuente: eluniversal.com.mx