Procesando...

Coahuila: INAH estudia perro momificado

Un perro momificado de alrededor de mil años de antigüedad fue hallado en la Cueva de la Candelaria en 1953, en Coahuila. Se trata del único ejemplar en esta condición que se ha encontrado hasta ahora en México.

"La momia del perro será analizado; se le harán radiografías para identificar lesiones, patologías y quizá dilucidar la posible causa de muerte; además se le realizarán estudios de ADN, mediciones de cráneo, huesos y dientes, para determinar el tipo de especie y famili", indicó el arqueólogo Isaac Aquino Toledo, según el INAH.

Éste es uno de los pocos ejemplares de cánidos momificados en el mundo -solo se conocen casos similares en Perú y en Egipto.

"Para la región norte del país, son pocos los esqueletos de cánidos encontrados en contextos funerarios prehispánicos, y este perro momificado -de aproximadamente 42 cm de largo y 22 de alto- es el único que se ha hallado en México en tales condiciones", informó el arqueólogo Alejandro Bautista Valdespino, subdirector de Registro de Bienes Arqueológicos Muebles, del INAH.

El ejemplar guarda la posición de estar echado, recostado sobre su lado derecho, y con la cabeza y cuello flexionados hacia abajo; su pata izquierda trasera está flexionada y la delantera extendida; además se aprecia su cola enroscada y erguida.

"Dicho hallazgo -destacó el arqueólogo- genera expectativa sobre el conocimiento de la arqueología del norte de México, pues por un lado refuerza la idea de la colocación de perros como acompañantes dentro de las tradiciones funerarias de los nómadas de esa región, y por el otro, la posibilidad de domesticación de este animal".

De entrada, los especialistas consideran que la momificación del animal se debió a causas naturales, por las condiciones de humedad y el clima que impera en la Cueva de la Candelaria.

También se ha planteado la hipótesis de que murió por inanición, porque de forma preliminar no se han localizado marcas de lesiones a nivel superficial.

Los resultados de los estudios podrán ser consultados en el Sistema Único de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos del INAH, al que se puede acceder por medio de internet, indicó el Instituto.