Procesando...

Muere hombre tras contagiarse de rabia mientras cocinaban un perro

Martes, 24 de Marzo, 2009

Un obrero de 48 años, trabajador de la construcción de Hanoi, no lo pensó dos veces cuando vio un perro muerto en la carretera, lo recogió y se fue a su casa con la idea de cocinarlo para su familia.

Lo primero que hizo el obrero fue ponerse unos guantes y extraer los dientes del perro, precisamente como medida para prevenir la rabia. Después le quitó el pelo y abrió el cráneo para retirar el cerebro, que cocinó junto a unas verduras. Listo para comer.

Aunque más personas de sus entornos saborearon los manjares, sólo el contrajo la rabia, por lo que los médicos apuntan a que el contagio se produjo en la cocina. Este caso, según la revista "PloS Medicine", suponen una exposición atípica a la enfermedad, pero los expertos alertan de que puede darse en más ocasiones y piden a las autoridades que regulen mejor el consumo de estos animales, común en países de Asia y África. "La preparación del cerebro del perro para comer puede haber diseminado una gran cantidad de virus de la rabia que han pasado al cocinero por vía conjuntiva o bien a través de las mucosas orales o nasofaríngeas. Otra alternativa es que se contagie a través de heridas que tenga en sus manos, aunque la víctima no mostraba signos de haberse cortado", explico Heiman Wertheim, de la Unidad de Investigación Clínica de la Universidad de Oxford y del Hospital Bach Mai de Hanoi, que tuvo conocimiento del caso.

La rabia es una infección viral que afecta al sistema nervioso y el periodo de incubación oscila entre las tres y las siete semanas tiempo en el que el paciente de Hanoi desarrollo los síntomas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la rabia causa 31.000 muertes al año en Asia, lo que representa el 60% de los fallecimientos por esta causa en el mundo.

En los últimos años, el número de casos ha aumentado en China y en Vietnam. En China, donde menos del 10% de los perros están vacunados, 3.380 personas murieron por rabia en. Además de China y Vietnam, comer carne de perro y de gato, es una práctica muy común en países como Corea del Sur, Filipinas, Laos, Camboya, Myanmar, Tailandia y La India. En algunos de estos lugares se extiende la creencia de que comer estos animales "aumenta la salud y la longevidad".

Fuente: www.elmundo.es