Procesando...

Erradican rabia canina en Nuevo Laredo

Martes, 31 de Marzo, 2009

Un perro babeando en exceso, pupilas dilatadas, que en vez de ladrar, aúlla y sólo quiere agredir... ¡Es un can con rabia! Cuadro que no se presenta en Nuevo Laredo desde hace siete años. El último caso de rabia que se presentó fue en febrero del 2002 en el edo. de Tamaulipas.

La rabia canina es una enfermedad aguda infecciosa viral del sistema nervioso central ocasionada por un Rhabdovirus que causa encefalitis aguda, inflamación del encéfalo, parte superior y más masiva del sistema nervioso: cerebro, cerebelo, tronco encefálico.

El virus de la rabia se encuentra en cualquier parte del mundo, ataca a los mamíferos domésticos y silvestres, el hombre no queda exento.

En caso de que se detecte la sintomatología de la rabia, las autoridades sanitarias de inmediato intervienen con un cerco sanitario de 10 cuadras a la redonda, se recorren todos los domicilios.

"Se les pregunta a los ciudadanos si tuvieron contacto o fueron agredidos por el animal y de inmediato son sometidos a un tratamiento preventivo y de observación, no podemos arriesgar", dijo Salinas Aguilera, director del Centro de Atención Canina. Esta enfermedad mortal para los animales, incluso también para los humanos en caso de no atenderse a tiempo, se desarrolla en animales domésticos cuando éstos tienen contacto con un animal silvestre.

"Ya hoy en día es muy difícil, que el perro desarrolle la rabia por sí solo, tiene que ser por contacto con un animal silvestre, coyote, mapache, zorro, zorrillo, una mordida de un animal silvestre", destacó Salinas Aguilera.

Manifestó que por ello en los recorridos y campañas de vacunación, se ataca primordialmente las áreas que están en las orillas de la ciudad, en los límites donde hay mucho monte alrededor.

"El humano está invadiendo el hábitat de este tipo de animales, cada día estamos más en contacto con ello, así que empezamos por eliminar la posibilidad de rabia con los animales que más expuestos están", expuso.

Un perro o un gato vacunado contra la rabia, prácticamente está a salvo de un contagio aún cuando sea atacado por un animal silvestre que traiga rabia, la dosis le genera suficientes defensas para no dejar desarrollar el virus.

Si no acudiste durante la campaña nacional de vacunación antirrábica, lleva tu perro a vacunar con el veterinario o el centro de salud más cercano de tu localidad. ¿Qué opinas?, participa y déjanos tus comentarios.

Fuente: www.elmanana.com.mx