Procesando...

Cairn Terrier o Skye Terrier: Perro de raza Cairn Terrier

Nombre alternativo: Skye Terrier, Terrier de Cairn
Origen: Escocia
Longevidad: de 12 a 15 años
Utilización: Perro de compañía

El Cairn Terrier es una de las razas más antiguas de Escocia, originaria de la isla de Skye, en donde el clan de los McDonald tuvo durante largo tiempo el monopolio de su cría, motivo por el cual se explica que la raza se conocía como "Skye Terrier". El nombre "cairn" en gaélico se refiere a las pequeñas piedras apiladas que se utilizaban para marcar los bordes de las granjas y de las tumbas escocesas; el Cairn Terrier hacía salir a los pequeños animales de las guaridas en esas piedras apiladas.

La raza Cairn Terrier era utilizada para la caza, tarea que no solía resultar nada sencilla.

El Cairn Terrier suele ser un gran guardián y protector del hogar, con un carácter vivaz y alegre, al que le gusta mucho la aventura , aunque no muy obediente y medianamente destructivo, ya que siente un gran placer en salirse con la suya cuando desea hacer algo. Es por naturaleza travieso, le gusta mucho jugar.

Dado el comportamiento de esta raza se podría afirmar que son deales para quienes desean convivir con un perro alegre, vivaz y siempre dispuesto. Llegar a casa y encontrarse con un perro de raza Cairn Terrier seguramente hará que uno se olvide por un tiempo de todos los problemas cotidianos. Sin embargo, para lograr una convivencia en armonía resultará imprescindible educar adecuadamente al cachorro.



Fiel y cariñoso con su dueño pero desconfiado ante los extraños. Siempre activo y algo pícaro mantienen una atmósfera muy positiva y alegre en el hogar. Es bueno con los niños siempre que respeten al perro.

Esta raza debe ser cepillada varias veces a la semana y se le debe bañar una vez al mes. El pelo alrededor de los ojos y de las orejas debe mantenerse recortado.

Es un perro que tiende a ser alérgico a las pulgas. Algunos problemas de esta raza pueden ser cataratas, displasia de cadera, hipotiroidismo, atrofia retinal progresiva.

Es un perro relativamente fácil de entrenar, pero es muy susceptible por lo que su entrenamiento debe ser firme, pero no severo. Si no se le presta suficiente atención, ni se le ofrece el entrenamiento adecuado, puede convertirse en un perro destructor. Le gusta mucho aprender trucos y le va muy bien en el entrenamiento de obediencia.