Procesando...

Dálmata o Dalmatian: Raza de perro Dálmata

Nombres alternativos: Dalmatian, Dalmatiner, Dalmatinac, Dally, perro del parque de bomberos, perro del pudín del ciruelo, perro manchado del coche.
Origen: Croacia
Longevidad: de 10 a 12 años
Utilización: Perros de compañía, de familia, fácil a entrenar para fines diversos.

La raza Dálmata fue nombrada así en el siglo XVIII por Dalmacia, una provincia de Croacia, aunque hay muchas versiones con respecto a su origen, pero todas son solo teorías.

Perros similares se conocen de investigaciones arqueológicas y de fuentes históricas en Egipto, Grecia o Roma antigua, pero no se sabe exactamente si se relacionan con el Dálmata moderno. Según algunos estudiosos, el nombre podría provenir de una pintura del siglo XIV en Florencia de Andrea Bonaiuti, en la que un grupo de perros similares a los Dálmatas modernos se muestra cerca a un grupo de frailes que exhiben una piel llamada "Dalmatica". Estos perros fueron encontrados con frecuencia en la compañía de gitanos, y se cree que fueron populares en el Vaticano en el siglo XVI.

Desde sus orígenes el Dálmata fue reconocido como perro de trabajo generalizado, ya que se vutilizaba en tareas como cazadores de roedores, reuniendo ovejas, perro perdiguero, perro cazador de aves, en ocupaciones relacionadas con las guerras y sobre todo fue la mascota de los bomberos y los establos, pero nunca fue especializado en un área particular.

Se creía que el Dálmata era un símbolo de estatus para la nobleza, ya que acompañaba a los carruajes sirviendo como perro guardián. La reputación del Dálmata como perro acompañante de los carruajes se desarrolló en la Inglaterra Victoriana en donde fue empleado como accesorio de moda que se usaba junto a los carros tirados por caballos. Los Dálmatas eran útiles para despejar el camino delante del carruaje, posiblemente para ayudar a controlar los caballos buscando un funcionamiento completo (por ejemplo para los coches de bomberos tirados por caballos), e indudablemente porque eran atractivos y bien vistos.

Los ejemplares de raza Dálmata suelen ser activos y pueden presentar un marcado comportamiento destructivo dentro del hogar, por lo tanto son poco recomendables para aquellos que viven en departamento.

Los Dálmata se adaptan mejor a vivir en espacios amplios y requieren una ejercitación rutinaria, sobre todo en lo que respecta a su obediencia, ya que a pesar de ser perros a los que les gusta tener bajo control todo lo que sucede a su alrededor y ejercer dominio sobre su entorno, suelen mostrar una buena respuesta al entrenamiento de obediencia.

Un Dálmata puede ser un excelente compañero para personas jóvenes y activas, a las que les guste un perro vigoroso que los pueda acompañar en su rutina deportiva cotidiana y que les cuide la casa cuando ellos se van a trabajar. Esto último es posible gracias a que estos perros, sobre todo los machos, pueden ser buenos defensores de su territorio.

El Dálmata es extremadamente sociable, le encanta la compañía humana y ser el centro de atención. Disfruta de jugar, aunque es algo brusco y no muy paciente con los niños pequeños, requiere de una sociabilización intensiva y extensiva a temprana edad y durante toda su vida.

El pelo blanco con manchas negras es la característica que hace del Dálmata una raza muy apreciada y fácilmente reconocida por toda la gente. Un dato curioso del Dálmata es que nacen sin las manchas, los perritos recién nacidos son blancos y alrededor de la tercera semana comienzan a aparecer las manchas.

Entre las enfermedades congénitas y hereditarias del Dálmata está la sordera. Aun en camadas donde ninguno de los dos padres es sordo, pueden nacer cachorros que sí los son. A las cinco semanas de nacido ya se sabe si puede oír perfectamente o no.