Procesando...

Terrier Irlandés o Irish Terrier: Raza de perro Terrier Irlandés

Nombres alternativos: Irish Terrier, Terrier Rojo Irlandés, Terrier Irlandés, pequeño diablo temerario.
Origen: Irlanda.
Longevidad: de 12 a 13 años.
Utilización: Es un perro de granja, mascota familiar, perro de guardia muy suceptible al peligro o heridas, cazador y perro para el trabajo después del disparo.

El Terrier Irlandés es originario de Irlanda en los años 1700.

Irlanda ha producido cuatro razas de terriers. El perro denominado oficialmente Terrier Irlandés es posiblemente el más antiguo de todas las razas de terriers irlandeses, pero los registros son tan escasos que resultaría difícil comprobarlo definitivamente.

Esta raza nunca fue reconocida por la aristocracia pero si por los granjeros Irlandeses que se vieron bastante beneficiados por sus características de guardianes y perros de compañía.

El primer club de Terrier Irlandés se formó en Dublin el 31 de marzo de 1879, y el Terrier Irlandés fue el primer miembro del grupo de los terriers en ser reconocido por el Kennel Club Inglés a finales del siglo XIX como una raza nativa de Irlanda.

Durante la 1era. guerra mundial el Terrier Irlandés fue utilizado como mensajero y centinela en medio del ruido aterrador y la confusión en las trincheras de guerra, probando así su inteligencia y valentía.

En 1918 se le concedió una medalla, según se dice porque "Siempre se ha distinguido por la audacia y el absoluto desprecio al peligro".

El Terrier Irlandés es un cazador entusiasta y un exterminador de animales de madriguera, como las ratas de agua y las nutrias. Algunos de sus talentos incluyen: Caza, rastreo, cobro, vigilancia, guardia, trabajo policial y militar.

El Terrier Irlandés es amistoso y leal hacia su amo convirtiéndolo en un perro admirable en labores de vigilancia y compañía.

En el pasado se llamaba "pequeño diablo temerario" por sus excepcionales dotes de valor, hoy es un perro simpático, afectuoso, adiestrable, al que no le falta dignidad.

El Terrier Irlandés es una raza muy sana y no padece de enfermedades hereditarias de importancia.

Aceptará vivir en un apartamento siempre que tenga suficiente ejercicio. Un patio pequeño es suficiente para mantenerlo feliz. Mientras esté bien ejercitado se comporta sorprendentemente bien en interiores.

Como es una raza de trabajo, necesita ejercicio regular. Al pasearlo en lugares públicos hay que tener cuidado al encontrarse con otros perros, ya que suele ser abalanzarse sobre los perros.