Procesando...

¿Ha fallecido tu perro?

Cuando llega el momento de despedirse de un amado compañero, sin importar la forma y las circunstancias en las que ocurra, los propietarios de las mascotas suelen experimentar una serie de sentimientos y pensamientos que se conocen como "duelo".

El duelo es una situación de pérdida que afecta nuestras vidas en diferentes formas dependiendo de aquello que dejemos de tener. En ocasiones puede ser el trabajo, la pareja, una amistad y desde luego también está incluido el fallecimiento de una mascota. Para algunas personas, esta pérdida puede ser muy significativa, debido a los lazos de cariño y comunicación que establecieron con este ser tan especial.

El duelo por una mascota es una reacción normal que no debe avergonzarnos ni debemos ocultarlo, ya que ellas son para muchos seres humanos como miembros de su familia. Hoy en día, es factible afirmar que los miembros de la familia pueden ser personas y también los de otra especie, ya que es el valor de la relación el que determina el lazo que los une y no el hecho de que sean seres humanos.

Los tanatólogos han estudiado las etapas emocionales por las que transita una persona que experimenta un duelo, ya sea antes de que ocurra el fallecimiento o posterior a éste. Saber lo que nos sucede en tales circunstancias nos permite reconocer nuestro propio proceso emocional, nos ayuda a ser auto-comprensivos y a observar nuestras reacciones. A su vez, este conocimiento nos invita a reflexionar para superarlo paulatinamente. La Dra. Elizabeth Kübler Ross, pionera en esta área, identificó las fases emocionales del duelo y ahora las presentamos adaptadas al proceso de pérdida de una mascota:

DraElizabethK__blerRoss

Negación. No puedes aceptar que tu mascota ya no esté contigo. Incluso en algunos momentos puedes pensar que fue una pesadilla. Es posible que se te olvide que tu compañero ha fallecido y esperes encontrarlo en su lugar usual o en ciertos momentos te comportes como si aún estuviera vivo. Es importante que hagas cambios físicos en tu hogar que permitan que tu mente reconozca que tu compañero se ha ido. Por ejemplo, guarda en un armario su cama o sus juguetes, no los tengas a la vista.

Duelo: Negacion

Ira. Tu mente se resiste a aceptar este hecho y surge enojo ante un evento que no puedes cambiar. Es común sentir una gran irritabilidad en ciertos instantes y culpar a diferentes personas por su probable responsabilidad, real o imaginaria, en el fallecimiento de tu ser querido. También puede aparecer una autocensura por no haber actuado de cierta manera en alguna ocasión. Lo más conveniente es no desgastar tu energía en asignar culpabilidades a los posibles responsables ya que el hecho es irreparable y el enojo mermará tu capacidad de recuperación. Tampoco es conveniente reaccionar en una forma que puedas herir a otras personas que han actuado de buena fe o incluso a ti mismo; tú sabes que has hecho lo humanamente posible desde las alternativas a tu alcance y tus circunstancias.

Duelo: Ira

Tristeza. Al descubrir que el suceso es irremediable puedes caer en un estado de desconsuelo, decepción o sentir poca motivación para realizar ciertas actividades habituales o aquellas que te recuerden a tu mascota. Expresar tus emociones con tus seres queridos te ayudará a desahogar y aliviar esos sentimientos. Hablar y ser escuchado es una terapia muy efectiva. Si no tienes con quien hablar puedes recurrir a los blogs en internet para asistirte en el duelo. Por ejemplo:facebook.com/duelomascota. También puedes encontrar consejos en www.duelomascota.net

Duelo: Tristeza

Aceptación. Es una etapa más avanzada, en ella reflexionas con tranquilidad y puedes hacer un recuento de los eventos tanto positivos como negativos entorno a la vida de tu mascota. Eso te conduce a encontrar un estado de equilibrio emocional y un sentido profundo de aprendizaje y gratitud por lo que recibiste de este compañero tan especial. Son buenas prácticas escribirle unas palabras a tu mascota y colocar sus cenizas (si las tienes) en un lugar bonito con flores e incienso. También puedes rendirle un pequeño homenaje en un cementerio virtual, en donde otras personas como tú recuerdan con cariño a sus mascotas y comparten su experiencia especial y única con ellas. Uno de estos sitios es www.cementeriovirtualmascotas.net

Duelo: Aceptacion

Como conclusión podemos decir que para superar este tipo de duelo es necesario reconocer y aceptar que las personas sensibles reaccionan con cierta intensidad ante la pérdida de su mascota y que posiblemente transiten por un período de adaptación emocional. A través de actividades confortantes y de reflexión, es posible alcanzar progresivamente un estado de tranquilidad para recordar a su compañero sin melancolía y con el agradecimiento, cariño y sabiduría que su existencia dejó, sin lugar a duda, en las vidas humanas.

Companeros de vida