Procesando...

Así enseña la Guardia Civil a salvar vidas a sus 600 perros policía

Lunes, 1 de Junio, 2009

Aquí les dejo esta nota que me parece interesante: cómo se adiestra a los perros especialistas en detección de drogas, explosivos y rescate de personas de la Guardia Civil en el centro de adiestramiento SECIR.

Tres agentes, dos patas y un olfato privilegiado para luchar contra el delito. Sus nombres son Beny, Alex y Skip. Son tres de los 600 perros policía que adiestra la Guardia Civil en la detección de drogas, explosivos y rescate de personas. Su entrenamiento les llevó el año pasado a ayudar en la incautación de 29 toneladas de droga, la desactivación de 12 explosivos y en encontrar a 68 personas desaparecidas. Son los perros de la Guardia Civil.

Mateo el portavoz del SECIR explica el funcionamiento y la historia de este servicio. Todo comenzó en 1948, aunque no fue hasta un año después cuando se crean destacamentos con perros para perseguir de forma más organizada a delincuentes y tener mejor control en las fronteras y costas. Los animales que se adquieren por compra directa o donación de particulares. Las exigencias son bastante sencillas: edad entre 11 y 15 meses, un carácter equilibrado, una buena estética y una perfecta sintonía entre sus músculos y su esqueleto. Los perros tienen que pasar unas pruebas técnicas de aptitud para su adiestramiento, entre las que figura un completo examen veterinario de salud.

El perro no resulta rentable para la Guardia Civil, hay que esperar hasta el primer año del perro para saber si vale o no para el oficio y, mientras tanto, cuidarlo y alimentarlo. Este año se ha comenzado a criar por primera vez, a modo de experimento, a cuatro cachorros de pastor alemán. En 2010 conocerán los resultados.

Comienza el adiestramiento. Tras pasar estos controles los entrenamientos de los perros se dividen en tres grandes especialidades: los perros de Seguridad y Rescate se dedican a la seguridad y protección de personas y edificios; así como a la búsqueda de personas que hayan sufrido un accidente. El protocolo de actuación de estos perros empieza con una orden de partida del adiestrador. El perro sale buscando en zigzag, cuando localiza a la persona, la señala ladrando, e indica al adiestrador dónde está la persona desaparecida.

La segunda especialidad de los perros policía se centra en la detección de explosivos. En esta modalidad, es muy importante la distancia entre perro y entrenador, ya que trabajan con más libertad de movimiento aumentando la seguridad de ambos. Se sabe dónde se encuentra el explosivo cuando el perro se sienta a su lado, sin tocar ni rascar, para evitar una posible explosión.

La tercera y última especialidad de los perros policía es la detección de drogas. La búsqueda se basa en la asociación del juego con el olor de la droga. Cuando el perro encuentra la sustancia (rasca intensamente en el lugar dónde se encuentra), ha ganado el juego y recibe un premio, en ningún caso se le administra droga al perro, como dice la leyenda urbana.

La relación adiestrador y su perro. De la misma manera que no cualquier perro es apto para ser perro policía, tampoco lo es cualquier guía. El adiestrador debe potenciar los lazos de afecto con el animal y tener especial sensibilidad para conocer cualquier reacción de su perro. Para ello se hace una selección de los aspirantes a cursos de adiestramiento en los que se exige buen temperamento; adecuado equilibrio físico y mental; carácter tranquilo y sereno; constancia; cariño hacia los animales y valentía para saber imponerse a su perro en todo momento y situación.

¿Qué tal?, entrenar perros y prepararlos para este tipo de trabajos representan una inversión a largo plazo y muy importante el vinculo que forma el perro con su compañero humano. Bien por los perros que trabajan. ¿Qué opinas?, participa y déjanos tus comentarios.

Fuente: noticias.terra.es