Procesando...

Perro Gran Danés ataca a niña de 2 años

Jueves, 29 de Abril del 2010

Persisten ataques caninos. Esta vez una niña de solo dos años y su madre sufrieron graves mordeduras por parte de un perro Gran Danés, que tuvo que ser liquidado de tres balazos para que soltara a la pequeña, María Fe Reyes Susunaga.

La progenitora María Raquel Susunaga de 29 años resultó agredida también al tratar de proteger a su hija cuando era brutalmente atacada por el animal en momentos que se encontraba jugando.

"Estaba preparando los alimentos cuando escuche un grito, al salir de la cocina vi con sorpresa que mi perro, un Gran Danés, tenía en su boca la pierna de mi hija y la arrastraba por la tierra como si fuera su presa", expresó sollozando Raquel, madre de la menor.

"Desesperada, al ver que el perro no soltaba a mi pequeña de solo dos años, me abalancé sobre el animal. Le cogí el cuello con fuerza para que suelte a mi hija, sin resultados. Lo mordí muy fuerte, pero no soltaba a María Fe, que gritaba de dolor", precisó.

No sabía que hacer -narró de manera muy expresiva- cogí un ladrillo y se lo lancé, pero tampoco soltaba a mi hija. Finalmente opté por coger un cuchillo de cocina y clavárselo, pero no dejaba a mi pequeña. "Parecía una película de terror. La sangre que salía de las heridas de mi hija enfurecía más al animal".

"Cuando ya no sabía que hacer y el terror me vencía, pasaron por la puerta de la casa dos vendedores de cerveza con un policía con ropa civil, quien al ver la escena, disparó contra el animal", contó.

Las mordeduras afectaron la pierna de María Fe, quien fue trasladada inmediatamente al hospital Regional Docente, donde la curaron y suturaron las heridas; mientras que, a la madre le aplicaron siete puntos en la mano.

"Mi hija sobrevivió al feroz ataque, gracias a que me enfrente al perro", dijo la madre natural de Tumbes que vive en la calle Las Tunas, frente al Colegio Militar Ramón Castilla en el sector Las Lomas.

"No se qué pasó. Nuestra mascota llamada Clow, era mansa, juguetona y tranquila. Nos la regaló un español que retornó a su tierra natal", declaró la angustiada mamá. Diariamente comía dos kilos de camotes mezclados con sémola y cabezas de pollo.

"Ambas estamos muy asustadas, por las noches no podemos dormir. Tenemos que recibir tratamiento psicológico para olvidar la pesadilla que vivimos", expresó.

Por su parte, el jefe del Centro Antirrábico de Trujillo, Víctor Camacho, informó que el cráneo del perro fue enviado al Instituto Nacional de Salud de Lima para que realicen el diagnóstico y determinen si el animal tenia o no rabia.

Explicó que el cuerpo del perro agresor fue traído en una camioneta hasta el Centro Antirrábico, considerando que tenía un peso de más de 80 kilos, 71 centímetros de alto y aproximadamente un metro de largo.

"El Gran Danés es un can de raza gigante, pero de carácter amistoso, quizá atacó a sus dueños porque los desconoció", expresó.

Fuente: http://www.laindustria.pe